Nacionales-Se metió en la villa a buscar al asesino de su hijo

p

Ante la demora de la Justicia, Mirta «Coca» Corvalán siguió la única pista que tenía y ahora el homicida fue juzgado por los Tribunales de Lomas de Zamora
Mirta «Coca» Corvalán (60) movió cielo y tierra para encontrar al asesino de su hijo, Ezequiel Lanuto (21), quien falleció tras varios días de agonía por la heridas causadas por un disparo en la frente -el 14 de agosto de 2007- en la puerta de su casa de Villa Fiorito, cuando se resistió al robo de su moto Gilera Smash, en la calle Darwin al 1700 del municipio de Lanús.

El martes, después de 11 años del crimen, Coca fue testigo del juicio y de la sentencia que dictó el Tribunal Oral Criminal N° 10 de Lomas de Zamora: reclusión perpetua para el homicida Rodrigo “El Rengo” Ferreyra (28).

Pero el camino no fue fácil, la madre de la víctima siguió la única pista que obtuvo el día del crimen, que fue haberle visto el rostro al homicida el día que fusiló a Ezequiel. Se metió a buscarlo en la villa La Cava, ubicada a 8 cuadras de su casa y lo encontró.

Sin embargo «El Rengo» fue detenido en el marco de otro delito, lo interceptaron en un control de tránsito en octubre de 2016 mientras conducía una moto que había sido robada 72 horas antes.

También tenía antecedentes -abril de 2013-  por tenencia ilegal de arma de fuego y -abril de 2007- robo agravado por cometerse en poblado y en bando y con el uso de arma.

El homicida finalmente fue condenado el martes y durante la sentencia Mirta se acercó al acusado y le preguntó -mientras le mostraba las llaves de la moto de su hijo- «¿A vos te parece haber matado a mi hijo por esto? ¿Por qué no le disparaste a un pie? O a un brazo… No hacía falta que lo fusilaras. Dios te podrá perdonar. Pero yo no. ¿Tenés algo para decirme?”.

Fuente: Filo News
Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!