Locales-Violencia de genero, dos mujeres sometidas y golpeadas

La fiscal Karina Póllice ordenó la detención de un hombre que mantenía encerradas a dos mujeres bajo ataques físicos y amenazas verbales, en una vivienda de avenida Drago.

Uno de los casos de extrema violencia de género se conoció en las últimas horas, donde dos mujeres que vivían en concubinato con un golpeador eran sometidas a constantes ataques físicos y verbales en una vivienda de avenida Drago. La investigación de este caso extremo está a cargo de la fscal Karina Póllice y el principal imputado se encuentra prófugo. La cara de una de las víctimas, una mujer de 36 años, todavía refleja un moretón en todo el rostro, el último ataque violento de este changarín polígamo y golpeador. Ambas mujeres han declarado en sede de la fiscalía y la causa se encamina hacia la ubicación de este sospechoso, que a partir del momento en que detectó que las mujeres habían ido a pedir ayuda, ha abandonado todos los lugares que solía frecuentar y se presume que podría encontrarse fuera de la ciudad. Mientras tanto las mujeres están contenidas en un refugio de la Dirección de Asistencia a la Mujer y la Familia, a cargo de la abogada Romina Yaryura. Cuentan con el acompañamiento permanente de asistentes de esa dependencia municipal y nunca salen solas. Además de recibir tratamiento médico y psicológico. Según el relato de fuentes allegadas a la investigación, las dos mujeres eran parejas de este sujeto. Una hacía un año que vivía en concubinato y la otra desde hacía unos meses había vuelto a vivir a la casa de este hombre. Residían en una casa humilde del barrio Jorge Newbery, sobre la avenida Drago y estaban ab- solutamente dominadas por el polígamo violento. El sometimiento era tal que ni siquiera se animaban a abandonar la casa cuando el hombre salía a hacer changas. Es más, la denuncia no la hacen ellas en forma directa; sino que fue una hija de una de las mujeres quien tomó contacto con la fiscalía. La adolescente no vivía en la vivienda, pero tenía permitido por el ‘dueño’ de casa que visitara periódicamente a su madre. En una de esas visitas vio a la otra mujer que vivía con su madre totalmente golpeada en el rostro al punto que casi no se le veían los ojos de lo infamada que estaba la cara. La muchacha tomó una foto con el celular y la subió en Internet a través de una red social. Al postear la foto preguntó abier- tamente ¿Alguien sabe cómo se denuncia un caso de violencia a mujeres? El posteo llegó a manos de un funcionario de la fiscalía local, quien le respondió a la joven y le recomendó que se acercara al edifcio judicial de Merced y Dorrego. De esta manera se tomó la denuncia inicial en la Fiscalía N° 4, a cargo de Karina Póllice, y le dieron intervención a la dirección municipal a cargo de Romina Yaryura y derivaron a las víctimas al Hospital “San José” para que le trataran las lesiones y un médico de policía constatara la gravedad del ataque. Si bien ellas reciben toda la con- tención y acompañamiento de los especialistas de la Municipalidad y no deambulan solas por la calle, todavía tienen miedo y su temor les impide dar a conocer lo que han sufrido. El viernes pasado, ambas mujeres asistieron a la Fiscalía acompañadas de una encargada de su contención y ampliaron la declaración testimonial sobre la pesadilla que fue para ellas vivir con ese hombre que las atacaba brutalmente y psicológicamente había logrado que ellas mismas generaran un cerco mental que les impedía salir de ese ‘encierro’. Si bien no se encontraban mania- tadas ni les cerraban las puertas con candados: el hombre había logrado generar, con su retórica violenta, una celda más fuerte que el más grueso de los barrotes. Las autoridades encargadas de la investigación están buscando sobre los posibles puntos de fuga del sospechoso y esperan hallarlo en las próximas horas

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!