EVO MORALES: ¿UN ARGENTINO MÁS?

 

El jueves llegó a nuestro país el ex presidente de Bolivia, Evo Morales, en calidad de asilado político pero previendo el otorgamiento de condición de refugiado, como lo establece la ley argentina 26165  “Reconocimiento y Protección al Refugiado”.

El ex mandatario renunció a la presidencia el pasado 10 de noviembre, tras una manifestación en su contra, denuncias por fraude y presión de las fuerzas policiales y armadas del país. Por tal motivo, se vio en la necesidad de retirarse de su territorio recibiendo asilo político en México durante un mes.

A tan solo dos días de la asunción de Alberto Fernández, con quien simpatiza ideológicamente, Morales tomó la decisión emprender rumbo a suelo argentino; también, contribuyó la presencia de sus dos hijos en Argentina y la cercanía con Bolivia. Lo que significa, a sectores no simpatizantes de la figura del ex mandatario, un obstáculo para el nuevo gobierno en la conformación de lazos internacionales con países como Estados Unidos o Brasil.

Presentación1

La solicitud para ser refugiado no se hizo esperar, Evo busca gozar de la reglamentación en tanto que el gobierno argentino contaba con su promesa de no hacer declaraciones políticas. Este compromiso ya estaba destinado al fracaso debido a que el ex dirigente boliviano es el actual jefe de campaña del partido MAS (Movimiento Al Socialismo) que se presentará en las próximas elecciones, determinadas en la nueva ley promulgada por Jeanine Áñez.

A esto contribuyeron las intenciones de “seguir luchando”, como así lo declaró públicamente,  Morales y que el carácter de refugiado no le prohibirá desenvolver su actividad política.

Así es como, mucho antes de lo esperado, mediante su cuenta de Twitter expresó este viernes una fuerte declaración contra el gobierno interino boliviano acusándolo de preparar el retorno del FMI (Fondo Monetario Internacional).

Lo innegable es que Argentina es el principal destino de los bolivianos que deciden abandonar su país, el actual presidente argentino avaló el reconocimiento del mandato de Áñez como un gobierno de facto y la posibilidad de otorgarle el carácter de refugiado a Evo Morales ya es un hecho. Con este escenario, se espera la llegada del ex vicepresidente boliviano Álvaro García Linera y el ex canciller Diego Pary Rodríguez.

Por: Eugenia Noe
Por: Eugenia Noe
Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!