NACIONALES- Cuatro fiscales investigarán desde el lunes las denuncias por violencia de género

Tendrán a cargo la recepción de las denuncias y la producción de pruebas claves para determinar la inocencia o la culpabilidad de los acusados. Integración entre Justicia, Gobierno y municipios.

Acto oficial. Gómez

 El lunes comenzará a funcionar la Unidad Fiscal de Violencia de Género, que atenderá exclusivamente las denuncias por este tipo de hechos. Si bien todavía está en curso el proceso de traslado de todos los expedientes trabajados hasta ahora el resto de las fiscalías de la provincia, la nueva oficina -ubicada en calle Belgrano de Ciudad- donde compartirá edificio con el Cuerpo Médico Forense, contará con 4 fiscales de instrucción: Mónica Fernández Poblet, Mariana Pedot, Mónica Romero y Fernando Giunta, dos ayudantes fiscales, cuatro psicólogos y un psiquiatra.

Alejandro Gullé, procurador de la Suprema Corte, detalló que empezarán a trabajar con los casos nuevos que vayan presentándose, para luego ir incorporando las denuncias que estaban interpuestas con anterioridad a la creación de la Unidad Fiscal.

El compromiso es atender a las víctimas todos los días del año y las 24 horas, tal sucede con la Unidad Fiscal de Homicidios. Esto significa que si una de las víctimas no llega hasta calle Belgrano y prefiere denunciar su situación en la fiscalía más cercana a su domicilio, será recibida por el fiscal en turno, éste deberá llamar a la Unidad Fiscal de Violencia de Género e informar, para que desde este organismo especializado decidan si es necesario trasladar en remís a la víctima para contenerla o si se le atenderá primariamente allí, y luego las actuaciones son trasladas.

La diferencia de la atención entre esta Unidad Especial y lo que sucedía hasta ahora, es que las mujeres debían esperar horas para ser atendidas por un fiscal, que debía atender toda clase de delitos. Desde ahora, serán recibidas por personal calificado, que seguirá un protocolo determinado y según el cual, el fiscal sabrá a ciencia cierta el grado de peligrosidad del victimario para mandarlo a prisión.

Gullé, en este sentido indicó: «Esto requerirá de un ensamble: los primeros dos meses vamos a estar una suerte de prueba y error, donde ratificaremos o rectificaremos lo que hagamos, pero lo importante son el compromiso y la voluntad. Estamos trabajando con protocolos y podremos equivocarnos, pero mucho menos que antes, porque ahora tenemos profesionales que evaluarán la situación y ya no va a depender de la percepción de un fiscal si tiene que ir el victimario a la penitenciaría o no, porque hará elementos científicos para decidirlo».

También habrá una mesa de enlace, que se ocupará de coordinar el trabajo con el resto de las instituciones que deben intervenir en los casos de violencia de género, como los municipios, las organizaciones civiles y, por supuesto, los jueces.

En la inauguración de esta Unidad Especial, el Procurador anunció también que el próximo lunes entrarán en funcionamiento otras fiscalías específicas: de Delitos Económicos, de Ciberdelitos, de Robos Agravados y Correccional, para demostrar que está cumpliendo con sus compromisos asumidos al inicio de su gestión frente al Ministerio Público.

Menos plata, más resultados

Al corte de cinta asistieron el gobernador Alfredo Cornejo, la vice Laura Montero, varios ministros de la Corte, como Jorge Nanclares, Omar Palermo y José Valerio, más los intendentes de Capital, Las Heras, Guaymallén y Luján.

Cornejo aprovechó para agradecer la celeridad con la que Gullé ha instrumentado los cambios en las fiscalías, y recalcó que «el Estado gasta el doble de lo que produce: hay que hacer el esfuerzo para que con la misma plata funcionen mejor la Salud, la Justicia y la Educación. No se puede seguir echando dinero al sistema, haciéndolo más burocrático y más desidioso». Y agregó poniéndose de ejemplo: «En un año de gestión, este gobernador, que no es nada sexy ni atractivo ni didáctico, tiene 4.000 empleados menos en el Poder Ejecutivo y no se ha caído ningún servicio estatal: al contrario, ha mejorado. Sin embargo, en el Poder Judicial hay 150 empleados más, y probablemente estén bien elegidos y sean para mejor, pero si en la administración de la Justicia no buscamos mejor eficacia, vamos a fracasar y vamos a perder legitimidad año tras año».

Otras voces

Carolina Jacky, Abogada especialista en la temática

«Siempre es un paso adelante. Obviamente hay que ir corrigiendo las cosas en el camino. Que nadie espere que esto sea la panacea ni la solución del problema. Esto es el Ministerio Público y los fiscales son los que hacen las ordenes de detención y acusan a los denunciados. Falta trabajar con la Suprema Corte para que el tema tenga perspectiva de género y creo que ésa será la dificultad: ahí, estoy segura, habrá un encontronazo entre fiscales y jueces»

Silvina Anfuso, Directora de Diversidad y Género

“Es un paso para desarmar el sentido común en el que normalmente está inscripta la Justicia y para poder visualizar a través de las experiencias de las mujeres e incluir lo que nos pasa. Esta oficina tiene que ver con el paso adelante, con tener una mirada sobre la violencia de género, que va más allá de facilitar el acceso a la Justicia. También tiene que ver con cómo día a día hacemos algo para terminar con esto y que algún día no exista la violencia de género”

Fuente.: diariouno.com.ar

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!