¿Cuál es la situación actual de los hospitales en la Provincia de Buenos Aires?

Después de la complicada situación sanitaria que pasamos en todo el mundo a causa de la pandemia del Covid-19, los hospitales debieron prepararse de una forma diferente para poder afrontar mejor las circunstancias de este tipo. Les resultó necesario adaptar algunas prestaciones para poder trabajar de una forma más eficiente.

En cuanto a los hospitales bonaerenses, la situación actual es un poco más positiva y cuentan con equipamiento más complejo para poder tratar otras prestaciones. Y, por supuesto que también les resulta posible aprovechar otras prestaciones que les agregaron recientemente.

Compra de equipos en julio

Recientemente, en julio, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires compró equipos de baja y de media complejidad para los hospitales por un valor de unos 210 millones de pesos. Esto representa un importante avance en la capacidad de los hospitales para afrontar desafíos excepcionales como una pandemia, pero, asimismo, es una herramienta para poder atender a los pacientes en el día a día.

Estas compras de insumos y de equipamiento forman parte de un programa que se quiere sostener en el tiempo a fin de poder ir mejorando gradualmente el sistema público de salud. Se estima que habrá un aumento de al menos 1 punto porcentual en el presupuesto anual, lo que significará un incremento de inversión en esta área.

¿Qué tipo de equipos se compraron?

Algunos de los insumos y de los equipos que se compraron para los hospitales públicos son, por ejemplo, los siguientes:

Se sumaron muchos otros instrumentos de gran utilidad para prestaciones y procedimientos más simples que las cirugías. De manera que todos los ámbitos de los centros de salud vieron un impacto positivo en la forma en la que se puede atender a los pacientes.

¿Mejoró la situación durante la pandemia?

Si pensamos en la situación del sistema sanitario, es imposible ignorar el hito que representó la pandemia para la medicina y para la atención médica a escala global. En este sentido, el estado de los centros de salud cambió y mejoró notablemente en estos últimos dos años, tanto por la urgencia que exigía la situación como también para poder prevenir las saturaciones de centros de salud que ocurrieron en los lugares con alta densidad de población.

En este sentido, según el ministro de salud bonaerense Nicolás Kreplak, durante la pandemia se triplicó la capacidad de atención de los hospitales debido a que se compraron camas, respiradores, bombas y aumentó considerablemente la planta de trabajadores y de trabajadoras de la salud. De manera que el sistema en su totalidad está atravesando un momento bastante positivo y hay muchas localidades rurales o alejadas de los centros urbanos que ahora cuentan con una mayor capacidad de asistencia para los pacientes.

Aspectos de la contraparte negativa

Sin embargo, a pesar de todos los puntos positivos que mencionamos hasta ahora, siempre hay ciertos aspectos negativos que se deben solucionar a fin de poder brindar respuestas a problemas cotidianos que se pasan por alto.

Uno de estos problemas en algunas partes de la provincia es, por ejemplo, la falta de paramédicos y de enfermeros. Sin estos trabajadores y trabajadoras de la salud, resulta imposible poder gestionar algunos aspectos básicos de la atención médica.

Además, hay ciertos hospitales que todavía están en situación complicada en cuanto a la disponibilidad de equipamiento y a la gestión de la capacidad de atención. Por lo que es urgente buscar una alternativa que permita dirigir fondos de soporte a estos hospitales.

Por lo tanto, en definitiva, si bien la situación es un poco mejor ahora que antes, todavía hay muchos aspectos por mejorar y hay varias situaciones de urgencia que se deben atender. También hay otros problemas estructurales de base que son preocupantes, como la mayor falta de donantes de sangre que se puede observar no solo en la Provincia de Buenos Aires, sino en todo el país.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!