Salud y Bienestar – Kundalini Yoga. La buena vida y el «mundo mejor» son hijos de la evolución personal.

Vivir deseando una vida mejor. Perseguir el bienestar como una meta más a lograr. Querer, desear, esperar… ¿Te suena? En estas actitudes nos encontramos todos en algún momento de nuestra experiencia vital o en el transcurso de toda nuestra existencia. Pero cabe preguntar: ¿Será que estamos andando la senda del buen hacer?

Somos parte de una humanidad en que el hacer está a la orden del día pero cuyo desarrollo no siempre implica consciencia. La ausencia o presencia de esa toma de responsabilidad desde una conciencia testigo capaz de sublimar toda actividad es lo que determina los resultados y el grado de satisfacción o insatisfacción que nos invade. Porque no es solamente la falta de logros lo que nos frustra sino la comprobación de que, aunque se sucedan las conquistas y el progreso, internamente un vacío nos carcome.

El Yoga es una filosofía, un camino de vida, que nos enseña a experimentar algo diferente: un vacío lleno; un lograr fluido en que los logros no nos sujetan ni nos inquietan; una plenitud que, de tan plena, no necesita excluir al otro.

Hacer Yoga también implica dominar el arte de construir sin perdernos en el ego de la práctica. Realizamos ejercicios, meditaciones, técnicas, sabiendo que no vamos tras la consecución de ningún objetivo más que el hecho de crear las óptimas condiciones para que se manifieste la mejor versión de todo lo que podemos ser, en todos los niveles de la existencia. Hacer Yoga es saber hacer sin querer controlar y sin rechazar la realidad. Es abrirnos a una inteligencia superior para que se manifieste la paz, en uno y en todo, porque esa es nuestra naturaleza; y nuestra misión no es más que, simplemente, dejar de resistir y de cubrirnos con las capas de todo lo que no somos.

Asistir a una clase de Yoga no debería ser encontrarnos con espacios de acrobacia o de autosuperación física. Debería ser acceder a una experiencia absolutamente integral. Como docente y practicante de esta disciplina, es lo que he encontrado con los diferentes maestros que he tenido el privilegio de conocer y en experiencias como la que hoy te presento: las clases y actividades especiales de Yoga Puentes, a cargo de Graciela Straccio.

Conocer a Graciela es entrar en contacto con una mirada profunda, en los ojos, en la mente y en el espíritu. Es ponerse en contacto con un mirar que anticipa intuitivamente todo lo que significará entregarnos en manos de su idoneidad. Ella guía clases de Kundalini Yoga, meditaciones y baños de gong, muchas veces rodeada de naturaleza. Acerca propuestas que tienen el propósito claro de introducirnos al Yoga en la dimensión de lo que realmente es: una experiencia transformadora.

Recientemente se llevó a cabo, en un espacio natural de la localidad de Urquiza, un encuentro vivencial de Kundalini Yoga que fue realizado por ella. Fiel a las tradiciones yóguicas que practica, las clases comenzaron al amanecer. Se desarrollaron actividades físicas, técnicas respiratorias, meditaciones con mantras y rondas de charla consciente en que se trataron temas ligados a las preocupaciones de la vida actual.

El propósito era ese: nutrirse del mundo de las ideas y de la filosofía elevada pero para vivir bien en este mundo, con lo que somos, experimentando y trascendiendo los desafíos que se nos presentan.

No faltaron los momentos de invitación a la soledad y al silencio. Se dio la oportunidad de crear un espacio de encuentro que ofrecía por igual la posibilidad de conectar con otros que están transitando las mismas búsquedas al tiempo que se generaban las condiciones para la auto-observación. El contacto con la naturaleza creó el marco perfecto. Además, la presencia de Ivana e Inés, de La Antigua, Almacén Orgánico, aportó un pilar fundamental para que todo funcionara de forma óptima: ellas ofrecieron productos y asesoría sobre alimentación saludable.

Desde lo físico, pasando por lo emocional y lo mental, hasta lo espiritual, se desarrolló una jornada renovadora que tuvo como objetivo esencial sembrar la semilla de lo que quienes practicamos Yoga conocemos como sadhana.

Se dice que Sadhana es cualquier práctica que da a la mente y al cuerpo una disciplina mediante la cual energizamos y equilibramos nuestro cuerpo, limpiando la mente y el inconsciente.

Sādhana puede implicar el uso de tecnologías específicas de prácticas físicas, trabajos respiratorios, meditación, canto de mantras… Más allá de prescripciones generales, en el tránsito, cada practicante descubre su propio camino. El desarrollo diario de esa disciplina personal es lo que genera el cambio, la transformación que, de adentro hacia afuera, diríamos es lo que mejora el mundo a partir de la mejora de uno mismo.

Según Yogui Bhajan, uno de los más conocidos referentes de Kundalini Yoga, el Sadhana consiste en realizar la práctica con intención de compartir y disfrutar con otras personas de forma desinteresada las enseñanzas. Esta práctica se realiza dentro de las horas ambrosiales, entre las 5:00 y las 7:00 Am. Dura una hora y media de Kriya (ejercicios físicos, pranayamas, concentración e incluso meditación) y relajación y, a continuación, una hora de meditación cantando los preciosos mantras de la Era de Acuario. Así fue como compartió Graciela Straccio con todos los asistentes, y así es como ella misma vive su día a día; de allí su maestría, que emana de una trayectoria personal responsable y de larga data.

Podés seguir sus actividades y propuestas en: https://www.instagram.com/yogapuentes/?hl=es-la

Realizar Yoga desde la consciencia, encontrar y practicar tu sadhana, es una experiencia única y transformadora que conduce de la simple supervivencia a la experimentación de la vida plena, es decir, una vida que no niega las vicisitudes de los tiempos actuales sino que, de forma sana, las integra y trasciende. Te invito a acercarte a este camino. Quizás no se trata tanto de encontrar respuestas ni soluciones sino de hallar esa paz que ya no necesita la pregunta.

Diana Santoro

Prof. de Literatura, de Yoga, comunicadora, productora de contenidos y divulgadora del Arte del Buen Vivir – Viajera incurable.

Contacto:

Facebook: Diana Santoro

https://www.facebook.com/diana.santoro.7

Instagram: @diana_santoro_

https://www.instagram.com/diana_santoro_/?hl=es

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!