A pocos días de agotarse las vacunas, el gobierno envía un vuelo a Moscú para traer 500.000 dosis de Sputnik V

Alberto Fernández trata de evitar que se corte el ritmo de aplicación en el todo el país y logró que el Fondo Ruso de Inversión Directa enviara un cargamento extraordinario que el viernes llegará a Ezeiza

Esta noche despegará desde Ezeiza un vuelo de Aerolíneas rumbo a Moscú para cargar 500.000 dosis de Sputnik V que el viernes llegarán a Buenos Aires.

Ese embarque extraordinario de vacunas es una respuesta acotada a la demanda que existe en todo el país cuando se aproxima el otoño y es muy probable que la segunda ola de la pandemia ejecute su faena entre los grupos de riesgo que aún no fueron inoculados contra el COVID-19.

Serán 500.000 dosis de Sputnik V que se sumaran a las 3 millones de dosis de Sinopharm que llegarán desde Beijing antes que concluya marzo. Una cantidad escasa frente a las 51 millones de dosis que se necesitan para vacunar a la mayoría de los argentinos en condiciones de sufrir el contagio de COVID-19.

Y no hay más vacunas a la vista. Es probable que arribe un cargamento de Oxford-Astrazeneca a comienzos de abril, pero todo dependerá de los niveles de producción mundial y de la capacidad de negociación del Gobierno para acceder a millones de dosis que son requeridas a nivel global.

Carla Vizzotti, ministra de Salud, y Cecilia Nicolini, asesora presidencial, ultimaron los detalles para lograr ese embarque extraordinario desde Moscú. 

“Mañana (por hoy) sale un avión de Aerolíneas Argentinas a Moscú, y traemos 500.000 dosis”, aseguró Vizzotti.

Alberto Fernández está preocupado por la provisión de vacunas y asume que tiene pocos recursos para satisfacer la demanda interna. Sólo pudo acceder a la Sputnik V -que tiene una producción estrangulada por los pedidos urgentes de los aliados de Vladimir Putin- y la vacuna china que es muy cara en términos internacionales.

La Casa Rosada firmó con Sinopharm un contrato flexible por 30 millones de dosis. Y eso implica que la Argentina puede comprar acorde a su necesidad, y no es necesario adquirir la totalidad de las vacunas previstas en el acuerdo comercial.

Sin embargo, en Balcarce 50 consideran un hecho casi inevitable que Sinopharm pueda transformarse en el principal proveedor de vacunas de la Argentina. Oxford-Astrazeneca tiene atrasos de producción, no hay acuerdos con Pfizer y Moderna, y la elaboración de la Sputnik V aún no tiene escala para satisfacer en tiempo y forma a todos sus clientes alrededor del planeta.

La presión negociadora de Vizzotti y Nicolini logró que el Fondo Ruso de Inversión Directa remitiera esas 500.000 dosis a Buenos Aires. Es una carga de emergencia que apenas actuará como atenuante frente a una demanda geométrica de los 24 distritos de la Argentina.
Fuente: Infobae

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!