Nacionales – “Que ninguno hable porque van a terminar igual que Naira”

descargaEl miedo ya está instalado en la ciudad de Junín, pero en particular hay un sitio que a partir de ahora será vigilado con mayor atención. Ese lugar es la Escuela de Adultos Número 5, donde el miércoles pasado murió Naira Cofreces  

 

 

 

 

Ahora sus amigos piden justicia y paz, ya que casi todos recibieron amenazas anónimas a sus celulares para que no hablen más del caso. El lunes que viene, cuando se reinicien las clases, el colegio tendrá custodia policial.

“Que ninguno hable porque van a terminar igual que Naira”, decía el mensaje con una voz distorsionada en varios de los celulares de los amigos de la joven, que piden que se resuelva el caso cuanto antes. A otros les llegaba una llamada de un número anónimo y cuando atendían sólo se escuchaba una canción de película de terror. Está claro, el peligro sigue latente.

Ayer, mientras se desarrollaba el velorio de Naira, dos chicas salieron de la sala asustadas, con los ojos llenos de lágrimas. Decían que las habían amenazado y entonces llamaron a la Policía, que llegó rápidamente y se las llevó a la comisaría para que declararan. Lo que cuentan es que esos mensajes provienen del entorno de las hermanas María Rosa y Anabella Medero, dos de las tres detenidas por la muerte de Cofreces.

“Si salen se puede pudrir todo. Ahora por lo menos están ustedes –por los periodistas–. ¿Pero cuando se vayan qué?”, dijo una chica que por obvias razones no quiso revelar su identidad. A su lado otra asentía y pedía mayor seguridad: “Estamos con temor de que le hagan daño a alguien más. La patota que mató a mi amiga sabe donde vivimos y lo que hacemos”.

Desde el Departamento Judicial de Junín, el fiscal Juan Manuel Mastrorilli, aseguró estar al tanto de todo lo que pasaba. “Vamos a aprovechar los días feriados que el colegio no va a estar abierto, para así el lunes tener todo monitoreado y que el reinicio de clases sea custodiado por la Policía”.

María, la amiga de la joven asesinada que se retiró antes de la escuela por temor a que le pegaran a ella, habló ayer: “La culpable de lo que pasó soy yo porque a la que iban a agarrar era a mí y porque como no estaba y Naira era amiga mía, lo hicieron para vengarse”. Su madre contó que está en tratamiento psicológico y que tiene miedo de ir a la escuela. “En vez de la mamá de Naira podría estar yo en este lugar”, dijo la mujer.

 

 

 

Fuente:clarin

 

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!