Pergamino» Con la frazada corta»:Marzo con los indices de inseguridad más altos de los últimos años

Img_ppalLas dos primeras semanas del mes mostraron un pico en todas las modalidades, principalmente en robos a mano armada, algunos de características violentas. Esta situación generó temor y preocupación en la comunidad y alertó a las fuerzas del orden que con esfuerzo lograron disminuir los hechos mediante la detención de peligrosos delincuentes. 

 La situación de inseguridad que atraviesa la comunidad pergaminense obliga una vez más a ensayar un análisis, sin mayores pretensiones, sobre la realidad de nuestra ciudad en materia de delitos, siempre a partir de los datos que surgen de las causas judiciales y policiales. Para completar ese espectro, que no siempre es representativo, LA OPINION realizó un sondeo, tanto en la vía pública como telefónicamente. Sorpresivamente, los datos entre ambas fuentes difieren y éstas a su vez tampoco coinciden con las sensaciones que transmiten los ciudadanos en sus conversaciones cotidianas. En consecuencias, se puede arribar a diferentes conclusiones según el prisma con que se mire la problemática, según se desprende del siguiente informe.

 

La “frazada corta”

Marzo fue un mes atípico; las dos primeras semanas mostraron un pico muy alto de delitos en todas sus modalidades, principalmente en robos a mano armada, algunos de éstos de características violentas. Esta situación generó en la comunidad una sensación lógica de inseguridad.

Si bien los asaltos con armas son los que mayor preocupación generan, hubo otras modalidades que registraron una elevada casuística como el hurto de motos (no incluye los asaltos a motociclistas, con más de 50 casos en lo que va del mes). Fue en la primera quincena de marzo cuando se disparó la alarma entre la población pergaminense y las autoridades policiales, judiciales y municipales a cargo del área.

En los parámetros normales, para los funcionarios provinciales de la cartera de Seguridad y para la cúpula de la Policía bonaerense, las cifras de delitos en Pergamino son relativamente bajas en comparación con otras localidades de similar cantidad de habitantes y ni hablar con relación al Conurbano.

Sin embargo, para una ciudad de aproximadamente 100.000 residentes, esta ola de inseguridad genera preocupación y temor en los pergaminenses y eso quedó demostrado con la manifestación de comerciantes y vecinos del barrio Villa Progreso, una de las zonas más castigadas por esta crecida, quienes el viernes  fueron recibidos por funcionarios en una reunión que se realizó en la sede del Ministerio Público Fiscal, luego de un primer encuentro llevado a cabo el 21.

Como respuesta al reclamo puntual, las autoridades reforzaron la seguridad en ese barrio con presencia de uniformados y móviles; así rápidamente la Policía logró reducir considerablemente la cantidad de robos, logrando además la aprehensión de varios delincuentes que actuaban en esa zona y que tenían en jaque a comerciantes y vecinos.

Sin embargo, es harto conocido que esa actitud está lejos de ser una solución de fondo que controle una problemática. Porque hay que partir de la base de este concepto: se trata de controlar no de erradicar, puesto que no existe el “delito 0”. Más bien es un paliativo de efecto inmediato, cual medicamento que baja la fiebre pero no cura la patología. La lucha contra el delito es multidisciplinaria y no se gana sólo con el enfrentamiento cuerpo a cuerpo de policías contra delincuentes, una batalla que jamás podría equipararse numérica ni geográficamente. Por eso, siempre va a mediar en el problema la escasez de recursos con que cuentan las fuerzas, lo que genera que por tratar de reforzar un sector de la ciudad, se descubra otra zona aumentando el índice delito, fenómeno que habitualmente se conoce como “frazada corta”.

 

Cifras oficiales

Los datos provenientes de casos denunciados muestran que en la semana del 25 de febrero al 3 de marzo hubo un total de 62 delitos, 13 de los cuales fueron asaltos bajo intimidación con armas, mientras que la semana siguiente, entre el 4 y el 10 de este mes, el total de casos disminuyó a 47, pero se incrementaron al doble los robos a mano armada, alcanzando 26 hechos.

La tendencia continuó subiendo en el número general de delitos con 57 hechos y descendieron a 18 los atracos con armas en la semana del 11 al 17 de este mes. Pero de ahí en adelante, a partir de la detención de varios delincuentes peligrosos que habían recobrado la libertad y que fueron los motivadores de esta escalada de robos, la inseguridad mostró un abrupto descenso. Entre el 18 y el 24 de este mes, el total de casos bajó a 36, con nueve asaltos, casi la mitad de lo que se había registrado la primera semana analizada.

 

Sondeo

En más de una ocasión hemos advertido que la información periodística refleja la realidad a partir de los casos denunciados, descontando que muchas personas optan por no informar a las autoridades cuando son víctimas de un delito. Por eso el Diario, con intención de acercarse a un número más fidedigno de hechos, realizó un sondeo cuya única pregunta fue si la persona había sido víctima en los últimos años de un delito y, de ser positiva la respuesta, bajo qué modalidad.

Inesperadamente, la encuesta realizada sobre un total de 112 personas de diferentes puntos de la ciudad, reveló que sólo 18 de estas habían sido víctimas de un hecho delictivo en los últimos años, mientras que las 94 restantes nunca resultaron damnificadas. Se hace más comprensible entonces que para las autoridades policiales y funcionarios bonaerenses Pergamino sea un punto ínfimo en el mapa del delito provincial ante los graves y frecuentes sucesos que ocurren en otros puntos del territorio, con mayor grado de violencia incluso. Claro que esa consideración, para quien ha vivido en carne propia un episodio criminal, resulte en un punto indignante. Y en general para todos los pergaminenses, ya que aunque relativa, es nuestra realidad, que vista de otro modo significa que el 16 por ciento del total de la población ha sido víctima de alguna modalidad delictiva.

Para ser aún más explícitos, al trasladar estos datos a un barrio determinado, en una cuadra donde viven 20 familias, tres sufrieron hechos delictivos, lo que explica la sensación de inseguridad con la que viven muchos pergaminenses.

Otro dato que se desprende de la encuesta realizada por este medio es que de esas 18 personas damnificadas, que conforman el 16 por ciento de la muestra, seis sufrieron robos en su vivienda, cinco fueron víctimas de asaltos en la vía pública y tres en comercios, mientras que los cuatro restantes son casos de hurtos y arrebatos.

 

Arrestos

Para completar este informe, también es meritorio reflejar la cantidad de detenciones que se realizaron en el transcurso de este mes, algunas de las cuales fueron fundamentales para reducir el índice delictivo, ya que en algunos casos se trata de peligrosos delincuentes, con probados antecedentes e incluso condenas, los cuales se encontraban en libertad. En esos primeros 158 días críticos que vivió la ciudad se produjeron paralelamente más de 30 arrestos y en lo que va del mes alcanzan los 70 detenidos, cinco de los cuales tenían pedido de captura.

 

 

La calle habla: entre la sensación y los hechos 

 

A confesión de parte, los datos recabados -que no dejan de ser una simple muestra- resultaron sorprendentes por no reflejar la sensación que se recoge en las calles. Curiosamente, al menos en este sondeo los números no son tan pesimistas como la percepción de los vecinos. Probablemente tenga que ver con esa calma a que el pergaminense estuvo siempre acostumbrado, referida por Mazzei, y que con relativamente poco se vio alterada hasta modificar hábitos de vida.

La encuesta en la vía pública reveló que tres de las 32 personas (el resto hasta llegar a 112 individuos fue a través de un sondeo telefónico) habían sufrido hechos delictivos hace relativamente poco tiempo y relataron a LA OPINION cómo se desarrollaron los hechos.

 

 

Marcelo Gómez

En los dos últimos meses me robaron tres veces en una pequeña chacra que tengo en Manantiales (24 kilómetros). Se llevaron lechones, chanchos y una vaca. No vive nadie en el lugar, aunque durante todo el día trabajo allí. Hice una sola denuncia, pero creo que la Policía hace todo lo posible aunque lamentablemente no alcanza.

 

Matías Digilio

Venía caminando con dos amigas por calle Merced y antes de llegar a Castelli, una moto con dos sujetos se acerca y bajo amenaza, como si tuvieran un arma escondida, me pidieron las pertenencias mías y de las chicas. Se llevaron tarjetas de crédito, DNI, dinero en efectivo y los celulares. Una vez que tenían los objetos se escaparon rápidamente sin mediar palabras.

 

Agostina Rico

Estabamos en el local lleno de gente y cuando terminamos de atender a todos los clientes, quedo solo uno y me pide unos auriculares para celulares, saco dos de muestra y observo que se queda con uno y me dice “chau, hasta luego”, saludando. Sale corriendo y mi compañero lo persigue unos metros, hasta que el ladrón se da vuelta y le dice “quedate quieto o te pego un tiro”. Fue un muy mal momento hace tan sólo unos meses.

 

 

Mazzei: “La gente de Pergamino está acostumbrada a vivir con un parámetro de tranquilidad del que a veces se ve privado” 

 

La crisis de inseguridad en la que estuvo sumergida la ciudad durante las primeras semanas de este mes por la ola de robos no solo alarmó a la población sino que también inquietó a las dependencias encargadas de la tarea preventiva, a la órbita judicial y funcionarios municipales.

El secretario de Gobierno Pablo Mazzei y el subsecretario de Seguridad, Federico Beltrán no ocultaron su preocupación por esta problemática y en diálogo con LA OPINION se refirieron al pico registrado y sus posibles causas, la reincidencia de los delincuentes, las falencias del sistema carcelario y la necesidad de construcción de una alcaidía, entre otras cuestiones.

Mazzei no desconoce lo acontecido y habló de las estadísticas que tradujo Fiscalía en su mapa de delito: “Casi 60 hechos delictivos por semana, de los cuales la mitad fueron robos calificados”. A continuación se refirió al trabajo conjunto con la Policía y funcionarios judiciales que, a la luz de los hechos posteriores, según sus palabras “ha dado sus frutos”: “Hemos pasado a 36 hechos de los cuales nueve son robos calificados, cuando hasta la semana pasada teníamos casi 30. Entonces creo que este trabajo sirve”, explicó Mazzei. Y adjudicó el “éxito” a  “tener una mesa de trabajo con Fiscalía, Policía Departamental, Policía Distrital y con cada una de las comisarías, viendo cada uno de los barrios de Pergamino y fundamentalmente con los vecinos”. La percepción es que “se está volviendo a los parámetros normales” sin dejar de considerar que “los hechos delictivos son muy volátiles y también el mapa del delito, pero no lo decimos tampoco como una panacea sino que es una lucha constante que tenemos que encarar de una forma permanente”.

Por otra parte, el funcionario remarcó que “el Municipio está haciendo un gran esfuerzo económico invirtiendo mucho dinero y recursos no solamente materiales sino también en personales y humanos, poniéndolo al servicio. Está demostrado que es la seguridad unos de los temas principales el cual le importa a la gente porque obviamente, la gente de Pergamino está acostumbrada a vivir con un parámetro de tranquilidad que en cierta ocasión se ve privado y esto es lo que estamos tratando de volver a instalar”.

 

Reincidencia

En cuanto a la relación entre el aumento de delitos y la reincidencia de sus autores, aspecto que fue ampliamente tratado y revelado con cifras semanas atrás por LA OPINION, Mazzei la asimiló a una ecuación matemática: “Cuando estaban en libertad determinadas personas, sabíamos y estábamos alerta que los índices delictivos van a subir y pasa lo contrario cuando sabemos que tal o cual está detenido. Evidentemente los índices delictivos vuelven a bajar a la ‘normalidad’ de lo que es Pergamino”. En este sentido el secretario de Gobierno agregó: “Hemos hecho un operativo en zonas comerciales y residenciales con móviles policiales y de Guardia Urbana; también contratamos desde el Municipio servicios adicionales de Infantería, y es muy importante porque es una rama muy especializada que tiene otro perfil, otra forma de trabajo e impone respeto. Ponemos todos los recursos humanos y materiales en la calle para que esto continúe en el día a día mejorando y con el objetivo de bajar día a día los índices delictivos”.

 

Optica provincial

En materia de recursos y debido a la preocupación que desató la ola de robos, Mazzei explicó que se han hecho todos los reclamos pertinentes al Ministerio de Seguridad. Anticipando la posible respuesta oficial en virtud de la ponderación que mencionamos en otro tramo de este informe, dijo el funcionario local: “Obviamente, al ver el grado de falencia que hay en determinadas partes como el Conurbano u otras ciudades portuarias, nos dicen que no son tan grandes las necesidades de Pergamino. Pero lo que le pasa a la gente de Pergamino le importa a la gente de Pergamino y nosotros trabajamos con todos nuestros recursos y estrategias para que la gente vuelva a transitar seguro y tranquilo por sus calles, y andar libremente por su barrio”.

 

Sin lugar, a la calle

En otro fragmento de la entrevista con LA OPINION el funcionario habló de las condiciones de alojamiento. “Es un hecho material y notable”, reconoce al tiempo que lo señala como el talón de Aquiles en esta lucha contra el delito ya que según los mapas del delito, “hay una efectividad para atrapar, pero las autoridades judiciales  y de Fiscalía, se ven ante la necesidad de tomar decisiones porque el sistema carcelario de la Provincia está colapsado. No hay cupo en las cárceles de Junín ni en San Nicolás. Y cuando digo no hay cupo, me refiero a que están excedidas en dos o tres veces de la cantidad de personas que tendrían que tener alojados. Es un colapso que la Provincia tendrá que resolver”.

 

Alcaidía

Ante esa falencia en el sistema penitenciario, una de las prioridades más urgentes para la ciudad es la construcción de una alcaidía. “La idea es reflotar el tema. El intendente y el fiscal general (Mario Daniel Gómez)  lo plantearon como una necesidad que ya debería estar instalada en cada una de las ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires. Evidentemente cada localidad necesita hacerse cargo de sus presos y esta es la posibilidad que hoy materialmente no tenemos. A lo mejor hay que tomar una salida distinta e ir por proyectos menos ambiciosos que nos permitan desagotar en forma inmediata la posibilidad de duplicar la cantidad de cupos para alojar detenidos en la ciudad. El intendente se lo ha propuesto y el fiscal general lo manifestó como un propósito a lograr. Debemos ir por más recursos materiales y debemos tomar dimensión del problema, que la solución sea viable, es decir, no ir por proyectos tan ambiciosos que a veces son irrealizables o realizables a muy largo tiempo”.

La realidad es que es poco probable que se materialice este viejo proyecto desde la esfera provincial.

 

Reunión en Fiscalía

Por último, el secretario de Gobierno dio detalles sobre un encuentro realizado en la sede del Ministerio Público Fiscal entre funcionarios del Poder Judicial, fiscales, autoridades municipales y policiales y vecinos de Villa Progreso. “La reunión fue un complemento del encuentro que habíamos tenido previamente en el Club Villa Progreso con todos los vecinos del barrio. El fiscal general, que en esa oportunidad no había podido ir, invitó a parte de los vecinos a una reunión donde se mostró la complejidad de la situación. Creo que esto sirve para que todos los funcionarios, judiciales y no judiciales o políticos, estamos en contacto permanentemente con las personas, con las víctimas de los hechos delictivos para poder ir trabajando de forma inmediata a lo que va sucediendo día a día”.

 

Recursos Humanos

Otra de las cuestiones inherentes al tema de la seguridad son los recursos con que cuenta la Policía. En este sentido el subsecretario de Seguridad, Federico Beltrán destacó el esfuerzo que lleva adelante el Municipio. “Yo creo que hay reconocer y destacar en cuanto a recursos humanos, que hoy Pergamino cuenta con aproximadamente 25 efectivos más. Sigue siendo poco por eso reiteramos la convocatoria para la inscripción para la carrera este año en Rafael Obligado y el Municipio vuelve a invertir y a solventar los gastos de traslado”. Además agregó que en cuanto a los recursos logísticos, desde el Gobierno municipal no se cesa en la gestión ante el Ministerio por más móviles, incluso usados. Es entonces cuando vuelve a surgir la incidencia relativa que tiene Pergamino en el índice provincial de inseguridad, razón por la cual desde La Plata las asignaciones a esta ciudad no son prioritarias además de estar la Provincia también sumida en una crisis similar a la de la ciudad: son pocos los recursos logísticos y patrulleros y los que están, presentan mal estado por el desgaste constante del uso.

 

Rol de las “patrullitas”

No obstante los móviles son aportados por la Provincia, el funcionario del área Seguridad recordó que el costo de reparación va por cuenta de la Comuna: “El Municipio afronta el casi 90 por ciento de las reparaciones, por eso hacemos un seguimiento continuo. Todo lo que este mes se ha solicitado desde las comisarías por rupturas han sido aprobadas por el secretario de Gobierno y por el intendente y se están reparando. Si fuera por nosotros nos encantaría tener 20 patrulleros y 30 patrullas urbanas –llamadas “patrullitas” por los vecinos-, pero en la medida en que podemos afrontar los gastos lo vamos a seguir haciendo. Como dijo el secretario Mazzei, el Municipio está invirtiendo mucho dinero, muchos recursos humanos y logísticos porque el personal de Patrulla Urbana también es pago por la Municipalidad”. Al respecto destacó que “hoy una Patrulla Urbana en el horario de las 18:00 en adelante es como si fuera un patrullero más, porque está dotado con una radio de emergencia y GPS”, por lo que se trabaja en ampliar esta flota.

 

La Opinion de Pergamino

Comentarios en Facebook

1 pensamiento sobre “Pergamino» Con la frazada corta»:Marzo con los indices de inseguridad más altos de los últimos años

  1. Gracias Bormioli por traer gente del conurbano y capital. Últimamente en el centro de la ciudad se ven caras que no son de acá (sin discriminar), gente que no es de la ciudad. Gente con remeras de clubes del ascenso de capital, gente que no vive acá. Cambió totalmente el ambiente

Deja una respuesta

error: Content is protected !!