Informe: Situación en las comisarias locales

Desde junio de 2011 y abril de 2012, los calabozos de las seccionales Segunda y Tercera, respectivamente, se encuentran clausurados y el único espacio de alojamiento disponible es la Primera. La población es de aproximadamente 20 personas, pero en ocasiones el número supera esa cifra debiendo alojar gente en los pasillos.

Los espacios de alojamiento de presos en la provincia de Buenos Aires se encuentran colapsados desde hace años y en las cárceles del sistema penitenciario bonaerense,  como así también en los calabozos de las comisarías de muchos distritos del interior, se observan con frecuencia graves situaciones de hacinamiento, peleas y/o motines.

La enorme población carcelaria supera ampliamente los espacios de reclusión y algunos presos quedan detenidos durante meses en las comisarías, mientras se resuelve su situación procesal. Esto  provoca también un colapso en los calabozos, debiendo realizar una compleja distribución de los presos en toda la provincia, que explica por qué en algunas circunstancias, la seccional Primera de nuestra ciudad, que es la única habilitada para alojar personas, recibe gente del Gran Buenos Aires con frondosos prontuarios.

Si bien las comisarías no son lugares adecuados para alojar personas por períodos prolongados debido a sus estructuras inadecuadas y la falta de entrenamiento del personal policial para esa función, la dependencia de Dorrego 636, tiene una población de aproximadamente 20 personas, pero en algunas ocasiones, cuando se producen varias detenciones, el número supera esa cifra debiendo alojar gente en los pasillos de los calabozos.

Sucede que desde junio de 2011 y abril de 2012, las comisarías Segunda y Tercera, respectivamente, se encuentran clausuradas y el único espacio de alojamiento disponible es la seccional de la zona céntrica.

Por esta razón, la dependencia recibe detenidos no sólo de Pergamino sino también de los demás distritos que integran la Departamental de Policía como Rojas, Salto, Colón y Arrecifes,  como así también gente del Gran Buenos Aires. Esto se da por medio del registro general de los detenidos en cárceles y comisarías de la provincia, que al surgir una vacante en alguna dependencia policial derivan allí a los delincuentes. Esto explica por qué Pergamino tuvo detenidos oriundos de Lomas de Zamora, General Rodríguez, Zárate-Campana, Escobar y Quilmes, entre otros y que en muchos casos se trata de gente con frondosos antecedentes. En ocasiones son las propias autoridades locales que deben interceder para agilizar el traslado.

Asimismo cabe señalar que en momentos en los que se produce una superpoblación de presos, es necesario muchas veces retirar gente afectada a la prevención en la vía pública para custodiar las celdas y los pasillos de la comisaría y lo mismo sucede en los traslados de esos presos a las oficinas del Ministerio Público Fiscal o a los diferentes juzgados.

Por otra parte, a la clausura de los calabozos de la Comisaría Tercera y Segunda, debe sumarse la inhabilitación que rige sobre la seccional de Arrecifes, mientras que la de Salto tiene una capacidad muy reducida, la de Rojas recibe sólo mujeres y la de Colón está destinada a imputados en delitos sexuales.

Por esta cuestión, la situación en la Seccional Primera de nuestra ciudad se agrava los días de visita. Cada miércoles y sábados las instalaciones de calle Dorrego reciben familiares de los presos detenidos, debiendo reforzar la cantidad de personal para realizar el control y la organización de la visita.

Sin embargo, es importante destacar que pese a las condiciones de detención, no se producen mayores inconvenientes, pero la tarea compleja ocasiona un desgaste diario en el personal policial.

Para finalizar, cabe señalar que cada vez que surge el tema de las precarias condiciones de detención, se vuelve a abrir el debate sobre la urgente necesidad de abrir una alcaidía en Pergamino.

 

Desde 2012 la Comisaría Primera es la única habilitada

 

La Comisaría Primera, que hoy en día es la única habilitada para alojar detenidos, también estuvo clausurada más de un año por malas condiciones. Entre mayo de 2009 y junio de 2010, los calabozos estuvieron fuera de funcionamiento por arreglos de pintura, conexiones eléctricas y agua caliente. En ese entonces aún estaba habilitada la Comisaría Tercera, donde las condiciones de alojamiento no eran mucho mejor que las de la seccional de calle Dorrego, pero al producirse la reapertura de ésta, la dependencia de avenida Paraguay y Merlino fue clausurada.

En tanto que las celdas de la Segunda quedaron fuera de servicio en junio de 2011 junto a otros 88 espacios de detención de diferentes dependencias policiales bonaerenses por disposición del Ministerio de Justicia y Seguridad de la provincia, debido a las pésimas condiciones en las que se encontraban.

En el caso de la seccional local, el lugar inhabilitado estaba destinado al alojamiento de mujeres en conflicto con la ley con un espacio muy reducido y sin las mínimas condiciones de habitabilidad, en el mismo llegaron a convivir hasta cinco personas, cuando la capacidad máxima en este lugar es de dos internos.

 

Fuente.La Opinion de Pergamino

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!