Locales-Los vecinos de José Hernández, en la agría espera del Municipio para retirar basura

 

Una montaña de residuos de la inundación del 26 de diciembre aguarda en la esquina de las calles Gálvez y Schumacher que la Municipalidad tomé cartas en el asunto. Los habitantes del sector denuncian ineficiencia del 147 y que el intendente Javier Martínez no conoce el Barrio. Un vecino sentenció: “ya estamos acostumbrados a que tengan este trato. Martínez se ocupa más de la hinchada de Douglas y de ‘bajarle’ plata a los jugadores para qué no hagan paro que de los inundados; una vergüenza mundial”.

La queja y la impotencia dió lugar a la bronca generalizada en el Barrio José Hernández. Ya no porque el agua hizo desaparecer los cordones de las veredas, ni porque se llevó todo otra vez ni tampoco porque las familias debieron abandonar sus casas con pocos días de diferencia. Eso parece parte del pasado, aunque está más presente que nunca.

Esta vez no se trata del eterno pedido de obras o la postergada ayuda económica. El reclamo es mucho más simple. Hace prácticamente un mes que los vecinos piden por distintos medios que el Municipio retire la basura acumulada en la esquina de Gálvez y Schumacher, que no es ni más ni menos que los residuos de la inundación del pasado 26 de diciembre. Es la típica foto del abandono.

Los habitantes de José Hernández se quejaron por la ineficiencia del número telefónico 147, donde plantearon el reclamo varias veces y nadie los escucha. En fin, otro capítulo del desorganizado operativo de la Municipalidad en las recientes inundaciones. O mejor dicho, del improvisado plan de ayuda.

 

Con la cabeza gacha como pidiendo perdón estaba Jorge (44), en la puerta de su casa, en la zona de Mazzei y Gálvez. En el comedor de su casa el agua le llegó hasta el pecho y recuerda aquello que la última crecida del Arroyo Pergamino destruyó: cinco sillas y dos mesas, entre otros muebles, una heladera vieja y oxidada, una tele de 14 pulgadas y cuatro colchones. Todo eso, que para él era todo, forma parte de la montaña de basura que florece en Gálvez y Schumacher. “Llamamos no menos de veinte veces entre los vecinos para que vengan a retirar esa basura. ¿Vos viniste?,” preguntó. Y casi sobre la contestación del periodista de PRIMERA PLANA, completó: “No vinieron a sacarnos cuando el agua nos llegaba al cuello, no trajeron ayuda cuando la necesitamos ni tampoco pasaron esas asistentes que iban a pasar, mirá si van a venir a limpiar…olvidate”.

Antes de agradecer la visita de éste medio en José Hernández, pidió permiso para agregar: “El intendente no conoce éste barrio, no sabe ni cómo llegar…es imposible esperar que mandé un camión a levantar la basura que ya  tiene un mes”.

 

A una cuadra de ahí, sentado en un cajón de cerveza, en ojotas, cigarrillo en mano y con la tele prendida en un canal musical, Raúl (56) lo tomaba como algo natural. Hace 15 años que vive en el barrio. Muestra la marca que dejó el agua en su casa la última inundación. “No pedimos las obras, porque no la van a hacer; no pedimos subsidios porque dan vueltas y vueltas para no darte nada o darte lo que ellos quieren, solo queremos que por lo menos se lleven la basura de la inundación del 26 (de diciembre), pidió.

A su lado Diego (21), el yerno, con una descolorida camiseta de Douglas Haig, indicó que “ya estamos acostumbrados a que tengan este trato con el barrio. El intendente (Javier) Martínez se ocupa más de la hinchada de Douglas y de ‘bajarle’ plata a los jugadores para qué no hagan paro que de los inundados; una vergüenza mundial”.IMG-20170126-WA0016

 

En la esquina de la lamentable exposición, donde radica el montículo de basura hace casi un mes, estaba Mirta (62), firme como una estatua. Espero que se tomarán las fotografías y con una mezcla de resignación y notable sentido del humor, dijo: “Vuelvan el lunes, que es 30 y se cumple un mes de ésta montaña de basura, justito un mes. Así que estamos preparando la torta con los vecinos para festejarlo, porque acá hay que tomarse las cosas así, en José Hernández parecemos de otra ciudad, otra provincia, otro país”.

Previo a despedirse sostuvo que “ese 147 que tienen anda como la Municipalidad, para atrás” y recordó: “Fijaté si serán incapaces los que puso Martínez que el día después de la inundación pedimos para comer y nos mandaron paquetes de arroz y fideos ¿Dónde íbamos a cocinar?, si estábamos inundados hasta la cabeza. No quiero pensar que hacen éstas cosas a propósito”.

Fuente:Primera Plana

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!