INTERNACIONALES- Michoacán y Guerrero: 21 muertos y 53 policías separados por posibles vínculos narco

Los estados mexicanos del sur, en las costas del Pacífico, tuvieron una amarga Navidad a causa de la espiral de violencia que desangra sus territorios.

Michoacán y Guerrero vivió en la noche del domingo una ola de violencia que dejó 21 personas muertas, mientras 53 efectivos de la policía de Jiquilpan fueron relevados y son investigados por posibles vínculos con el narcotráfico, luego de que aparecieran seis cabezas humanas en esa población.

El jefe de la policía del Estado de Michoacán, Bernardo Corona, señaló a la agencia local Quadratín que «hay indicios suficientes de que se trata de un pleito entre las bandas conocidas como Los Viagra y el Cartel Jalisco a Nueva Generación».

Las cabezas de los seis hombres fueron abandonadas en la entrada de un comercio y junto a ellas un cartel en el que se indica que se trata de una venganza contra una banda rival y se lanzan amenazas contra los jefes de la policía de los municipios de Sahuayo y Jiquilpan, por colaborar con el cártel Jalisco Nueva Generación.

Después de que fueran halladas las cabezas, las fuerzas regulares hicieron numerosos operativos en los que arrestaron a 65 civiles y confiscaron 14 vehículos, un arma y droga, consignó la agencia DPA.

En Guerrero, en la comunidad de Puente del Rey, municipio de Atoyac de Álvarez, un grupo de hombres armados irrumpió en la madrugada del domingo y dio muerte a tres policías, dos municipales y uno provincial, y a otros cuatro familiares, al ingresar en una vivienda, reportó la agencia EFE.

El vocero del gobierno del Estado, Roberto Alvarez, señaló que personal de la fiscalía acudió al lugar para realizar las diligencias del caso y abrir una investigación para establecer el móvil de los hechos.

En la región de la Costa Chica, dos jóvenes de 20 y 23 años fueron asesinados con armas de alto poder cuando caminaban por una calle del centro de la localidad de Marquelia.

Otro caso similar ocurrió en Zacualpan, municipo de Ometepec, cuando dos personas fueron halladas muertas a balazos poco antes de Nochebuena.

Otras dos muertes ocurrieron en Ayutla, donde un taxista fue asesinado a tiros y en Huehuetlán, donde una mujer sufrió la misma suerte.

Por otra parte, siete personas de una misma familia, entre ellas tres policías, fueron asesinados en el municipio Atoyac de Álvarez, en el estado Guerrero, informó la Fiscalía estatal.

Fuente: télam

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!