QUIENES SOMOSIngresa aqui y enterate

Colon-Boqueteros se llevaron $600.000 en joyas

Siendo la una de la madrugada del martes último -por los ruidos que escucharon los vecinos- una banda de los denominados “boquete-ros” produjo un audaz golpe en una joyería céntrica. Los ladrones se llevaron 600 mil pesos.

Los intrusos se apoderaron de un cuantioso botín consistente en joyas, relojes, anillos de oro,- entre otras cosas- por un valor cercano a los 600 mil pesos, luego de ingresar a la Joyería M&M, ubicada en calle 21 entre 47 y 48, propiedad de Sergio Petraca. Algunos datos hablan de que estamos en presencia de una banda sofisticada y que habrían llegado para cometer el delito de una ciudad cercana. Las alarmas que estaban dispuestas en el local -algunas no habrían estado funcionado- fueron anuladas con pintura negra en aerosol, y los ladrones abrieron el boquete en un amplio techo (uniforme en todo el edificio) con total exactitud y al lado de la pared medianera. La precisión solo pudo conseguirse, con un pequeño scaner, o midiendo con anterioridad la cantidad de metros que existe entre la pared del local y el edificio de la esquina de calle 48. Los dos ejemplos hablan de un alto grado de complejidad en el conocimiento de los mal-vivientes y un trabajo de inteligencia anterior al robo. Los cacos sabían en el terreno que se movían.

El camino recorrido

Según se habría determinado, tres o cuatro delincuentes ganaron los techos, por un sector comprendido por el ex supermercado “Don Enrique”, ubicado sobre calle 48. Caminaron 40 metros, “cruzando” el techo de una veterinaria, y una casa de artículos para el hogar. Una vez delimitado el local de la joyería, con tijeras especiales cortaron la chapa, y luego con prolijidad apilaron los ladrillos del entre-techo a un costado. También llevaron sogas y algún arnés para descolgarse y bajar unos seis metros hasta llegar al piso de la joyería. En el viaje anularon las dos alarmas con pintura negra en aerosol.
En el interior del local, que da sobre calle 21, y dueños de la situación, comenzaron a elegir las joyas que llevarían. En el sitio dejaron anillos del denominado oro blanco y otros artículos de fantasía que tienen poco valor y apuntaron a los elementos de oro que habrían dispuestos en uno o dos bolsones.
Los investigadores encontraron dos rastros de zapatillas en uno de los muebles y ahora las mismas están siendo evaluadas por los peritos. También existen en la zona varias cámaras de video vigilancia, y las cintas fueron pedidas por los investigadores a la espera que se pueden identificar a los autores del audaz atraco.

El último delito en una joyería

El ilícito ocurrió el 20 de noviembre de 2005, cuando un malviviente a cara des-cubierta ingresó al lugar y con un arma de fuego tomó de rehén a la propietaria Mercedes Di Vito de Caciorgna sujetándola a un sillón con una cinta.
El ladrón se habría llevado dinero en efectivo y algunas alhajas por un valor de más de mil pesos.
Una cobradora que tocó timbre en el local obligó al ladrón a escapar con el botín en una bicicleta. Nunca fue atrapado.

Fuente:www.colonbuenosaires.com.ar

Comentarios en Facebook

Add a Comment