QUIENES SOMOS



Radio Verdad

Nacionales-La trágica historia de «Peti», el chico que no podía para de matar y terminó asesinado a balazos

Tenía 17 años y era investigado por diez homicidios. En 2014 lo detuvieron por matar a un amigo. Tras causar miedo en Lanús, lo asesinaron en el barrio porteño de Villa Lugano de tres disparos

El Peti murió de tres balazos
«El Peti» murió de tres balazos

Para la Policía era «la reencarnación de ‘El Petiso Orejudo» y «tenía el demonio adentro porque salía a la calle a matar gente porque sí». Su nombre era Leandro, pero era conocido en Lanús como «El Peti». Se trata de un joven de 17 años que tenía en su prontuario haber matado al menos a 10 personas. Pero luego de causar terror durante años, terminó de la peor manera: asesinado el último fin de semana de tres balazos en un aparente ajuste de cuentas.

«El Peti» había tenido que desaparecer de su zona de influencia, luego de atacar a tiros a un amigo. Lo buscaban para cobrarse venganza. Entonces decidió esconderse en la casa de su novia, en la manzana 12 de la Villa 15, en Ciudad Oculta, en pleno barrio de Villa Lugano. Fue en ese lugar donde el sábado pasado cuatro individuos encapuchados se lo cruzaron y sin mediar palabra lo fusilaron de tres balazos con armas calibre 9 milímetros.
Ingresó en grave estado al Hospital Santojanni. Sin embargo, no pudieron hacer nada por salvarlo. Tras una corta vida, Leandro, «El Peti», falleció dejando atrás una estela de sangre y muerte que nadie va a olvidar en Lanús.
Según una investigación preliminar de la División Homicidios de la Policía Federal, su muerte hizo parte de una red de venganzas. La semana pasada, un chico del barrio había sido agredido de varios disparos y todos apuntaron contra «Peti» como el autor. Desde la Policía aseguran que luego de este episodio fueron a buscarlo para matarlo y lo consiguieron.
Al parecer, el joven se dedicaba a robar dentro de la villa junto a una «bandita» que lo secundaba. Algo que no se perdona dentro del barrio y que le costó la vida.
Llevaba pocos meses escondido en Villa Lugano. Sobre él pesaba un pedido de captura de la Justicia de Lomas de Zamora porque el 2 de enero pasado había baleado a dos jóvenes para robarlos, en Villa Jardín. Uno se salvó. Pero el otro, Jhonatan Palacios (16), murió. Las órdenes de allanamiento no se hicieron esperar y «El Peti» se convirtió en el objetivo de la Policía.
Y mientras las divisiones de Homicidios de la Federal y de la Bonaerense se ponían de acuerdo para atraparlo, el joven asesino cayó muerto a balazos en Villa Lugano. Estaba acusado de matar hace dos años también a Julio Acosta (20), un amigo suyo. La víctima fue baleada en su propia casa, también en Villa Jardín. Le achacan además otras ocho muertes. En este caso, su novia aseguró que lo mató «por error» y en medio de un juego con un revólver. Testigos aseguran que el día del entierro, Leandro comenzó a disparar tiros al aire, haciendo alarde de lo que había hecho.
Había nacido a la vera del Riachuelo y crecido en medio de ese barrio. Acumuló una incontable cantidad de robos y estuvo detenido otro tanto, pese a su corta edad.
Un comisario que lo tuvo enfrente varias veces cuando era el jefe de la comisaría de Villa Diamante, le dijo al diario Clarín: «El solía andar con pistolas de alto calibre, pocas veces con revólveres. Y no dudaba: disparaba sin problemas. Era chiquito, tenía cara como de asustado. Uno lo veía y costaba pensar que era el autor de todo lo que había hecho. Ni siquiera demostraba rebeldía, parecía más bien sumiso».
Fuente: Infobae
Comentarios en Facebook

Add a Comment

error: Content is protected !!