¿Qué es la accesibilidad universal y por qué es necesario no vincularla solamente con las personas con discapacidad?

Por Lic. Franco Henrich* para Lluvia de Estrellas**

Cuando hablamos de accesibilidad en una comunidad debemos incluir al 100% de sus habitantes, ni a un grupo minoritario ni a las mayorías, sino al total. 

Sin embargo, es común que las personas confundan los términos y conceptos tanto a nivel lenguaje como estructural. nomenclaturas tales como “espacios adaptados”, “espacios especiales” o “prioritarios” deberían desaparecer porque marcan diferencias entre quienes pueden acceder a subir una escalera y quienes no. ¿Por qué no pensamos un espacio universal donde no haya diferencias entre rampas y escalones?¿Qué tal si toda la entrada tiene rampa – sin escalones – y no debemos separar a aquellos que no pueden subir por sí solos?

El diseño universal presenta un mundo en el que no existen diferencias entre personas con y sin discapacidades, no importando la edad, el peso, el lenguaje, la educación formal.

Un espacio con acceso universal debe – no solo poseer – una rampa, sino englobar todas aquellas características que pueda facilitarle la vida a una persona, como el lenguaje con señas a un hipoacúsico, la señal de Braille a una persona con ceguera, el diseño neuro universal a un individuo con baja visibilidad mediante un suelo podo táctil, un acompañamiento terapéutico a quienes tengan una discapacidad intelectual pero también a aquellos que, por su edad, se les complique acceder, una mamá o papá con cochesito o un niño para que no se golpee. Es decir, que un espacio universal va más allá de una rampa en el ingreso. 

No obstante, todo material de comunicación, previo, durante y post un evento o espacio debe contener un subtitulado con caracteres contrastantes, poseer un intérprete por voz, un espacio para señal de Braille porque, de lo contrario no podrá ser aprehendido por el 100% de la población.

Con esta idea anteriormente explicada, pasamos de diseñar piezas de comunicación exclusivas para personas con discapacidad a ser comprendidas por todos. De igual manera, si en un espacio, una persona con discapacidad debe ingresar – en los mejores casos – por una entrada alternativa, no hay nada de universalidad en ese espacio. Todas las personas deben poder acceder de igual manera y comprender sin necesidad que se los trate como diferentes. 

Debemos aprender que todos somos iguales pero con capacidades variables y si se rompe esa premisa, estamos ante un hecho de discriminación. 

* Franco Henrich es licenciado en Comunicación Visual, co-creador de Lluvia de estrellas. Posee su propio estudio de Diseño y crea contenido para medios masivos.

** Lluvia de Estrellas es un grupo de personas con o sin discapacidades que lucha por los derechos de las personas dentro de la comunidad de Pergamino y zona.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!