Clonó a su gata por casi 5 millones de pesos porque la extrañaba: “Es un pedazo de Chai”

Kelly pasó 5 años junto a Chai y llegó a considerar que era su “alma gemela”. La amistad inconclusa, la llevó a querer cerrar círculos con otra gata que llevara el ADN de aquella tan especial.

En los últimos días, la historia de una mujer que mandó clonar a su gata fallecida por una suma de US$25.000, equivalente a $4.875.000 ARS, se hizo viral en las redes sociales y abrió un largo debate moral y ético al respecto.

Una estadounidense de 32 años no tuvo ningún reparo en gastar esa cifra para volver a sentirse en compañía de Chai, su gata fallecida en 2017. Cuatro largos años llevó el proceso de clonación, del cual no se arrepiente: “Valió la pena la espera”.

Así definió su caso en primera persona Kelly Anderson de Texas. A través de Tiktok, contó sobre su gata: “La perdí muy joven, así que cuando falleció, recordé una conversación que había mantenido con mi compañero de habitación sobre la clonación y contacté a ViaGen Pets”.

Kelly pasó 5 años junto a Chai y llegó a considerar que era su “alma gemela”. La amistad inconclusa, la llevó a querer cerrar círculos con otra gata que llevara el ADN de aquella tan especial.

A través de un proceso increíble, llegó Belle, con una personalidad muy similar a la de su antecesora, y algunos otros rasgos que la diferencian. “Tengo en claro que ella es otra gata. Y no espero que fuera Chai” aclaró en redes sociales.

Y agregó: “Nunca quise que ella fuera Chai, para sí reconozco que se sintió como un reemplazo. Y también pienso que de cierto modo es un pedazo de Chai, y eso me importa”.

Ante las reiteradas críticas por la suma que gastó en la clonación realizada por ViaGen Pets de Texas, respondió contundente: “Entiendo que US$25.000 es definitivamente mucho dinero, pero la gente gasta eso en autos todos los días o más y nadie dice nada al respecto”.

Aunque no son cifras accesibles, seguramente la mayoría de los humanos que han perdido mascotas queridas pagarían el monto, si les sobrara, para recuperarlas.

El procedimiento es asombroso. Se necesitan al menos dos muestras de piel para recolectar el suficiente ADN, y la mayoría de ellas se toman de la panza o el interior de una pata del animal.

Las muestras se conservan en heladeras hasta que llegan al laboratorio donde se depositan en incubadoras y las células comienzan a reproducirse.

El procedimiento es asombroso. Se necesitan al menos dos muestras de piel para recolectar el suficiente ADN, y la mayoría de ellas se toman de la panza o el interior de una pata del animal.

Las muestras se conservan en heladeras hasta que llegan al laboratorio donde se depositan en incubadoras y las células comienzan a reproducirse.

Luego, se extrae el núcleo de un óvulo donante, para que no queden rastro del ADN, y se reemplaza con una de las células cultivadas. El embrión se implanta en un animal sustituto que da a luz gatitos genéticamente idénticos al original

Fuente: Grupo La Provincia https://www.grupolaprovincia.com/

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!