Soñar, viajar, amar – El Salvador: Tierra del Sol que estalla en flor.

«En tanto que de rosa y azucena»: La ruta de las flores

Para vos, amante de los viajes, de las travesías, a quien, en uno o en miles de kilómetros, los caminos te conectan con el sentido más profundo del goce de la vida; para que, por los aires, los mares, las rutas terrestres o por medio de imágenes y de palabras, puedas sentir un poco más cerca la belleza diversa que nos regala este mundo, en naturaleza y en cultura, continuamos con La Bitácora de Ada Luna, un espacio donde te presentaré diversos destinos e historias, porque LA VIDA ES UN VIAJE. En esta oportunidad te acerco a la famosa Ruta de las Flores de El Salvador, un camino mágico que te llevará a experimentar todo tipo de sensaciones.

LA BITÁCORA DE ADA LUNA

Destinos internacionales

LA RUTA DE LAS FLORES:

Siempre te digo que la vida es un viaje. Lo creo verdaderamente. Ahora bien, considero que cabe agregar la pregunta sobre qué tipo de viaje podría ser. Y pienso, por qué no, en responder «un viaje florido». Y, al mejor estilo de la pregunta/abismo, agrego, quizás adivinando tu pensamiento: ¿Qué es vivir en «viaje florido»? Simple: uno en el que te permitas florecer en el camino. ¿Observaste alguna vez, en los tantos sitios que habrás visitado, cómo florecen, valga la redundancia, las flores? Lo hacen de muchas formas, cada una a su tiempo, pero con una invariante: sin apuro, sin esfuerzo, con naturalidad. Así, creo yo, se construyen las mejores vidas y los mejores viajes, dejando suceder, al ritmo que marcan las circunstancias. Lluvia, sol, planicie o montaña, las flores aparecen. Y del mismo modo ocurre en la famosa Ruta de las Flores de El Salvador, que hoy te traigo como recomendación y cuyo tránsito seguramente te enseñará mucho más que interesantes lugares.

La Ruta de las Flores se cuenta entre los destinos más conocidos y visitados de El Salvador. Al oeste del país, a lo largo de las colinas de Apaneca, se suceden mágicos y ancestrales pueblos bañados de color, de aromas, de historia y de naturaleza, que ofrecen variadas experiencias culturales y gastronómicas. Los visitantes son atraídos por el clima fresco, por las tradiciones, por la cultura del café y por los sabores autóctonos.

Siguiendo este camino tan florido, en lo humano, en lo místico y en el paisaje, podrás recorrer y experimentar de una forma inolvidable un paso por:

  • Nahuizalco, Los 4 Izalcos
  • Zalcoatitán, La ciudad de Quetzalcóatl
  • Juayúa, Río de orquídeas moradas
  • Apaneca, Río del viento
  • Concepción de Ataco, Lugar de manantiales elevados
  • Ahuachapán, Ciudad de la casa de los robles

Al descubierto queda en la vibración de cada uno de esos nombres el eco de la cultura náhuatl, con la que podrás conectar, como si hicieras un viaje en el tiempo, al peregrinar por estos poblados que parecen salidos de un libro.

¡Qué fortuna que la realidad supere siempre a la ficción! Pero qué hermoso que también contemos con la oportunidad de viajar por las palabras, que subliman todo lo que existe en este mundo, como lo hacen las flores. Por eso, además de invitarte a realizar tus propias rutas investigativas sobre este destino que hoy te presento y, ojalá, a poner tus pies algún día sobre este camino, te dejo algo de literatura florida. Las flores han sido y son un motivo poético recurrente. A ver si conocés esto…

En tanto que de rosa y azucena

se muestra la color en vuestro gesto,

y que vuestro mirar ardiente, honesto,

con clara luz la tempestad serena;

y en tanto que el cabello, que en la vena

del oro se escogió, con vuelo presto,

por el hermoso cuello blanco, enhiesto,

el viento mueve, esparce y desordena;

coged de vuestra alegre primavera

el dulce fruto, antes que el tiempo airado

cubra de nieve la hermosa cumbre.

Marchitará la rosa el viento helado,

todo lo mudará la edad ligera,

por no hacer mudanza en su costumbre.

Soneto XXIII, Garcilaso de la Vega

Como dice este poema, todo lo cambiará y lo disolverá el tiempo. Pero nada te quitará lo vivido y lo viajado. Las huellas que marcamos en el camino y que se nos graban en el alma las portamos incluso a través de los mundos que no conocemos. Abrí la puerta, salí a jugar, salí a viajar, y vas a ver cómo florecés. Y si todavía tenés dudas, te dejo esta galería fotográfica, gentileza del grupo de Facebook Tours El Salvador (https://www.facebook.com/groups/1127101404386453).

Izalco
Izalco
Juayúa
Ataco
Ataco, Festival de los Farolitos
Murales floridos de Ataco
Laguna Verde, Apaneca
Nahuizalco
Volcán Ilamatepec, de Apaneca a Santa Ana

Redacción: Diana Santoro

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es mia-4-308x500.jpg

Prof. de Literatura, de Yoga, comunicadora, productora de contenidos y divulgadora del Arte del Buen Vivir – Viajera incurable.

Contacto:

Facebook: Diana Santoro

https://www.facebook.com/diana.santoro.7

Instagram: @diana_santoro_

https://www.instagram.com/diana_santoro_/?hl=es

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!