Nacionales – La madre de una joven asesinada en Burzaco denuncia amenazas de parte de familiares del único acusado

La madre de una joven asesinada de un balazo en 2010, en la localidad bonaerense de Burzaco, denunció que recibe amenazas de parte de los familiares del sindicado autor material, quien todavía se encuentra prófugo de la Justicia.

Stella Maris Díaz, madre de Romina Acuña (20), la chica asesinada que en el mismo año había sufrido otro ataque a tiros, pidió que los investigadores atrapen «cuanto antes» al acusado, identificado como Silvano Maidana (30).

«(Los parientes del acusado) Nos dicen (a ella y al resto de su familia) cosas terribles. A mi hija de catorce años le dijeron que se cuidara porque iba a terminar enterrada como su hermana. Mi miedo ahora es porque no termine igual que Romina», dijo a Télam la madre de la víctima.

Fuentes judiciales informaron a Télam que, a raíz de las amenazas sufridas, en la cuadra donde vive Stella hay personal de custodia bordo de un móvil del Servicios de Traslados de Lomas de Zamora que brinda seguridad a su familia durante las 24 horas.

La madre de Romina contó que los problemas comenzaron en abril de 2010, cuando radicó una denuncia en la comisaría 2da. de Burzaco debido a unas agresiones que sufrió un pariente suyo durante una aparente pelea con algunos miembros de la familia Maidana.

Según la mujer, estos últimos comenzaron a hostigar a sus hijos hasta que el 29 de agosto del mismo año Romina descendió de un colectivo y recibió un balazo en el ojo que le ocasionó graves heridas.

La muchacha fue trasladada al hospital de la zona, donde fue atendida por los médicos, luego se recuperó y hasta tenía prevista una operación para el 25 de octubre pero fue asesinada 15 días antes.

Stella señaló que «dos años después del crimen» de Romina citaron a su hija por la causa de «tentativa de homicidio» que se había iniciado cuando la balearon en el ojo, sin saber que la chica estaba muerta.

«Llamaron de la Policía para que Romina fuera a declarar pero cuando les dije que estaba fallecida pensaron que era por el balazo en el ojo», precisó.

De acuerdo al relato de Stella, quien está asesorada por la Unidad de Intervención en Victimología del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, «la Policí¬a de Burzaco nunca hizo nada y todo terminó de la peor manera».

La madre aclaró que fue a pedir ayuda a la Justicia de Lomas de Zamora, donde el personal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8, que inicialmente tuvo la causa por el primer ataque, la «basureó» y se «burló» de ella.

El crimen de Romina fue cometido el 10 de octubre de 2010, alrededor de las 23, en la puerta de su casa ubicada en la calle Rufino Córdoba al 700, del barrio Ministro Rivadavia, en Burzaco, partido de Almirante Brown.

La joven había salido a hacer unas compras y cuando regresaba a su casa recibió un disparo en el cuello que le provocó la muerte casi en el acto.

En el mismo ataque, el padre de la chica fue herido en una pierna y unos de sus hermanos en una mano, pero ambos se recuperaron.

«Desde ese momento, el homicida está libre, nunca lo agarraron. Siempre espero que la Justicia haga algo y varias veces lo vieron por la zona pero todavía nadie lo detuvo. Parece que nosotros somos ciudadanos de segunda», señaló la madre.

Recién en 2011, el personal de la UFI 8 de Lomas de Zamora ordenó la detención para el único acusado por el delito de «homicidio simple» pero hasta hoy el imputado permanece prófugo.

Los voceros judiciales aseguraron, por su parte, que los efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Almirante Brown y de Avellaneda están abocados a capturar a Maidana.

La madre de Romina indicó que la búsqueda del prófugo cobró mayor luego de que ella se entrevistó en febrero pasado con el fiscal general de Lomas de Zamora, Enrique Ferrari.

Tras esa reunión, la causa por el homicidio de Romina quedó a cargo del fiscal Leonardo Kaszewszki, de la UFI 9 de Lomas de Zamora, que dispuso una medida de restricción perimetral por la cual la madre del acusado Maidana, Delia Vidal, no puede acercarse a menos 50 metros alrededor de la casa de la víctima.

Sin embargo, Stella dijo que la mujer concurre a la casa de su otra hija, situada a pocos metros de la suya, por lo que incumplió con esa orden judicial.

Incluso, según la mujer de Romina, el acusado Maidana concurrió en varias oportunidades «por los fondos de esa casa para visitar a la familia».

Ante esa situación, Stella intentó mudarse en varias oportunidades pero no pudo concretarlo por falta de recursos económicos.

Por último, la mujer contó que ella tiene seis hijos y que se hizo cargo del de Romina, actualmente de 6 años.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!