QUIENES SOMOS



Radio Verdad

Pergamino-Escuchó ruidos a la madrugada, se levantó y puso en fuga a los “rompepuertas” con un zapato de la esposa

Los delincuentes que atemorizan a la zona sur ahora intentaron derribar la puerta de una vivienda con una viga, pero los impactos alertaron a Bernardo Mac Allister, quien desde el interior y como pudo, impidió que ingresaran

La zona sur de Pergamino está a la buena de Dios. Desde hace 20 días se registraron al menos siete hechos delictivos de los “rompepuertas”.

Se montaron operativos, se intentó dar con los delincuentes, pero la realidad es que su accionar sigue en pie y se vislumbra un incremento en las violentas formas de ejecutar sus planes.

Hacia fines de junio atacaron en calle Balboa al 1900. Mientras una mujer miraba televisión, le patearon la puerta y sin que pudiera reaccionar le sacaron el aparato que observaba para fugar rápidamente. Hubiera sido un hecho insólito que nadie recordaría, excepto que el pasado domingo 5 del corriente, en Emilio R. Coni y 25 de Mayo, pasó algo similar pero ante la ausencia de habitantes se llevaron más elementos.

El miércoles 8, le tocó a la casa de Ara San Juan y Sebastián Elcano, donde también se llevaron un TV mientras los ocupantes de la propiedad dormían. En Comandante Espora al 1200 se dio un hecho similar.

Podría sumarse a ésta nómina el robo ocurrido el sábado 11 de julio en Barrio Belgrano, un malviviente sustrajó una notebook.

Ahora la desagradable y violenta situación le tocó a Bernardo Mac Allister durante la madrugada de ayer, cerca de las 3:30 hs. aproximadamente, mientras descansaba en su casa de Barrancas del Paraná al 3400, en el Barrio ProCreAr, junto a su espoas y sus hijas, de 2 y 8 años.

Una explosión muy fuerte, poco común, lo sobresaltó y pensó que se trataba de un choque de vehículos. Saltó de su cama como una tromba: “No pensé en nada, escuché el ruido y salí corriendo hacia la puerta, con la bota de mi mujer que fue lo único que encontré en el camino; fue una locura”

“Ahí me di cuenta lo que pasaba y comencé a pegarle con la bota en la puerta y a gritar que se fueran que llamaba a la Policía, mientras mis hijas lloraban. Fue una situación catastrófica, un verdadero caos”, dijo todavía conmovido.

Al percibir que los delincuentes ya no estaban, Bernardo Mac Allister llamó a la Policía mientras intentaba calmar a sus pequeñas hijas.

Unos 15 minutos después, cuando llegaron los efectivos, pudo salir a la calle con cierta tranquilidad y vio que junto a su casa, en un terreno baldío contiguo, había una viga de unos 2 metros, con la cual habrían golpeado contra la puerta, que estaba reforzada y por 5 centímetros no rompieron la cerradura. “Me hubiese encontrado con esa gente cara a cara. Todo el manual de seguridad, lo tire por la borda. Ahora más frío pienso que lo que hice fue una locura, pensar enfrentar a los ladrones con un zapato. Me salvó que la puerta no fue derribada”, reconoció.

El día después

Recapitulando la difícil situación que le tocó vivir, el vecino del barrio ProCreAr remarcó que habitualmente frente a la casa está su vehículo, pero en el momento de hecho no estaba y tal vez eso les hizo pensar a los delincuentes que en la vivienda no había habitantes.

Desde lo material tuvo buena fortuna, pero la situación traumática que le tocó sufrir a su familia es imborrable y lo obliga a ciertos cambios en su rutina diaria. “Hablé con los vecinos cuando salí de mi casa. Ahí se comentó que hay muchos delitos y vamos a poner alarma vecinal. También hablaremos con la Policía para que aumente el patrullaje en la zona. Tomaremos todas las medidas necesarias desde lo individual y desde lo barrial”, adelantó Bernardo Mac Allister. – Fuente: Primera Plana

Comentarios en Facebook

Add a Comment

error: Content is protected !!