Un rugbier de 18 años fue brutalmente golpeado por al menos dos hombres en San Antonio de Areco. Su familia denunció que el ataque “es un efecto rebote” del enojo hacia esos deportistas tras el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell.

Nicolás Grigüelo volvía de un boliche en la madrugada del domingo cuando lo interceptaron y golpearon hasta desfigurarle la cara. Después del ataque, le robaron el celular, la billetera y las llaves de su casa.

“Estos chicos me siguieron por detrás sin que me diera cuenta. Me tiraron al piso y me pegaron patadas en la cara”, relató el joven en un video .

Tras la golpiza, Grigüelo logró incorporarse y corrió hasta la casa de su papá. Su hermana contó a TN.com.ar que los atacantes lo siguieron, pero que finalmente se alejaron al llegar a un lugar más concurrido.

Grigüelo denunció que uno de los jóvenes que participó de la golpiza fue un excompañero del equipo de Areco Rugby Club. Su hermana aseguró que entre los jóvenes no existía un conflicto previo. “Nosotros asumimos que esto pasó porque juega al rugby y nada más. Nicolás es cero conflictivo, él piensa que lo golpearon por ser rugbier”, afirmó.

“Nicolás está vivo de milagro. Yo creo que le podría haber pasado a cualquiera del equipo, es un efecto rebote de lo que está pasando después del crimen en Villa Gesell”, consideró.

El joven está internado en el hospital de San Antonio de Areco, aunque ahora su familia pidió el traslado al Hospital San José de Pergamino para que se someta a estudios con el objetivo de corroborar que no tenga golpes internos.

Tras la denuncia realizada por su familia, el atacante al cual Grigüelo pudo identificar fue detenido. Fuentes policiales informaron a TN.com.ar que el joven tiene 17 años y que “en el allanamiento dispuesto por el magistrado se secuestró la vestimenta usada en el hecho”.

Fuente: TN