Los manifestantes estaban por prender unas gomas en el lugar cuando fueron interceptados por la fuerza de seguridad. Una mujer recibió siete disparos en su pierna.

Pocas horas después de que comenzara la manifestación en el Puente Pueyrredón de los grupos de izquierda, la Prefectura comenzó a tirar gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a los manifestantes.

Una de las manifestantes heridas, Mari Medina, es la encargada de un comedor popular en un barrio humilde de la provincia de Buenos Aires. “Vengo para que se dejen de mirar para otro lado. Los pibes no tienen para comer, ya no nos alcanza”, dijo en declaraciones a C5N.

Tal como dijo Patricia Bullrich en declaraciones radiales, las fuerzas de seguridad tienen la obligación de mantener liberada la zona. La ministra de Seguridad Patricia Bullrich aseguró que el Gobierno “no va a permtir” el corte de puentes y no descarta la intervención de las fuerzas federales de seguridad que ya están apostadas en los principales accesos a la Capital Federal en este miércoles en el que se desarrolla el Paro Nacional convocado por la CGT.