Manuel Ocampo: su pitbull atacó a una persona y ahora deberá ir a juicio

p

 

El hecho ocurrió en la vecina localidad a medidos de 2017 y no tiene precedentes en nuestro Departamento Judicial. Es la primera vez que el dueño de un perro deberá afrontar un juicio por el accionar de su animal.


Se dice que los perros son los mejores amigos del hombre y eso lo podemos constatar con el cariño que a diario demuestran estas fieles mascotas hogareñas. Desde hace unos años la raza conocida como pitbull también se han ganado su espacio en el corazón de las personas que los han elegido como compañeros y su número ha aumentado considerablemente.
A la par de las satisfacciones que traen aparejadas las mascotas, es preciso señalar las responsabilidades legales derivadas de su accionar en la vida en sociedad.
El caso que nos ocupa ocurrió el 30 de julio de 2017 en Manuel Ocampo, en circunstancias en las que la víctima conducía su motocicleta llevando de acompañantes a su hija y a su concubina.
En esa oportunidad, el perro raza pitbull salió corriendo desde el patio de la casa del imputado cercada con un tejido perimetral que no lograba contener al canino debido a que no tenía puertas ni portón. El animal visiblemente enfurecido, se dirigió hacia los motociclistas en actitud agresiva con fines de atacarlos, lo que motivó que la víctima realizara maniobras evasivas para evitar el ataque, pero cuando el canino se paró frente al motovehículo el conductor debió frenar bruscamente, cayendo todos al suelo y se produjeron lesiones en sus cuerpos.
El trabajo realizado por la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 3, a cargo del agente fiscal Nelson Mastorchio, posibilitó procesar al individuo dueño del perro que con su accionar peligroso intimidó a las víctimas y los hizo caer de la moto sufriendo lesiones de carácter leve.
En la provincia de Buenos Aires la Ley Nº 14.107 regula los Registros de Propietarios de Perros Potencialmente Peligrosos, estipulando que se consideran perros potencialmente peligrosos a aquellos incluidos dentro de una topología racial que por su naturaleza agresiva, tamaño o potencia de mandíbula, tengan capacidad de causar la muerte o lesiones graves a las personas y a otros animales.
Así también, indica que la tenencia de este tipo de canes queda sujeta al cumplimiento de las siguientes disposiciones: a) Solicitar la inscripción en el registro antes que el perro cumpla seis meses de vida; b) Identificar al perro mediante la colocación de un chip o de un tatuaje y c) Para la presencia y circulación en espacios públicos, utilizar correa o cadena de menos de un metro de longitud, collar y bozal, adecuados para su raza.
La ley provincial menciona a modo enunciativo las razas que se consideran potencialmente peligrosas, entre las que se encuentran: Akita Inu, American Staffordshire, Bullmastif, Bull Terrier, Doberman, Dogo Argentino, Dogo de Burdeos, Fila Brasileño, Gran Perro Japones, Mastin Napolitano, Pit Bull Terrier, Presa Canario, Rottweiler y Staffordshire Bull Terrier.
Volviendo a nuestro caso local, la investigación efectuada por la fiscalía a cargo del doctor Mastorchio posibilitó esclarecer el hecho ocurrido identificando al dueño del perro y recibiéndole declaración indagatoria en marzo de este año en las oficinas del Ministerio Público Fiscal Departamental.
El delito que se le imputó al vecino es el de lesiones leves con dolo eventual y ha sido elevado a juicio por ante el Juzgado de Garantías Nº 2 a cargo de Julio Caturla.
La realización de este debate sentará un precedente en el Departamento Judicial de Pergamino al ser la primera instrucción que llega hasta esas instancias por la responsabilidad penal que le cabe al dueño de una mascota que provoca lesiones en las personas.

Fuente: La Opinión

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!