Locales-Condenaron a 9 años de prisión al homicida de Diego Ledesma

30184595_1781699411888553_1738714804_n

El Tribunal Oral en lo Criminal Nro. 1 del Departamento Judicial Pergamino decidió condenar a Damián de Dios Díaz como autor penalmente responsable de Homicidio Simple a la pena de 9 años de prisión por la muerte de Diego Ledesma, ocurrida a fines de septiembre de 2.015.

El veredicto se dio a conocer ayer (martes 10/4), pasado el mediodía, en la Sala de Acuerdos del Tribunal, integrado en esta oportunidad por los jueces Danilo H. Cuestas, Miguel A. Gaspari y Guillermo Gerlero.

La defensa técnica del condenado, a cargo de Aquilino José Giacomelli había manifiestado que “no iba a cuestionar ni el hecho ni la autoría de su cliente” y que resultaba razonable la petición de pena solicitada por el Ministerio Público, a través del fiscal Nelson Omar Mastorchio, de 9 años de prisión.

El asesor legal de Damián de Dios Díaz aseguró que debían contemplarse como atenuantes la falta de antecedentes penales y el sometimiento voluntario del imputado a la acción de la Justicia. Y precisamente el acusado, tras los alegatos, hizo uso de la palabra y pidió perdón dirigiéndose a los familiares de la víctima.

Los detalles del homicidio 

Durante el juicio quedó acreditado para la Justicia que el 26 de septiembre de 2.015, aproximadamente a las 6:15 hs., Federico Perrota, junto a su amigo Diego Ledesma, salieron del boliche Specktra caminando hacia la Estación de Servicios Azul Gas. Pasaron frente al boliche Cocoricó, donde en la baranda había dos sujetos. Uno de ellos era Damián de Dios Díaz, quien le dice a Perrota: “Loco, ¿no tenés un cigarro?” Este le contesta que no. Seguidamente, el condenado junto a un acompañante, se le puso a la par y le volvió a decir a Perrotta. “Te voy a meter un palizón y te voy a sacar las zapatillas por no convidarme un cigarrillo”, por lo que se trenzaron a golpes dos contra dos.

Ledesma se trabó en lucha con el que le había pedido el cigarrillo a Perrota, que terminó siendo su asesino. Luego, mientras continuaba la reyerta, aparecieron dos sujetos que defendían a los que peleaban contra Ledesma y Perrotta, de los cuales, uno era hermano del que estaba peleando con Perrotta, ya que el individuo le decía: “¡Eh, qué haces peleando con mi hermano!” y también se puso a pelear. El sujeto que intervinó en la pelea contra Ledesma era Lázaro Rubén Darío “Retry” Villanueva, que se puso a pelear en ayuda a Damián de Dios Díaz, quien finalmente apuñaló y mató a Diego Ledesma. Mientras duraba la lucha, Maximiliano Barria intenta separarlos y pudo sacar al que estaba peleando con Perrota y a quién era el hermano para apartarlos a un costado. En ese momento, los cuatro sujetos agredían a Perrota, quien salió corriendo por calle Solís hasta mitad de cuadra, tomó unos ladrillos y empezó defenderse arrojándolos hacía sus agresores.

Los cuatro sujetos -incluídos Villanueva y Díaz- empezaron a retroceder, se dirigieron hacía Avenida Perón y luego hacía Specktra. Y en ese momento, por la calle lateral de atrás de Specktra, desde un descampado, aparece Diego Ledesma y se junta con Perrotta. Ambos comenzaron a arrojar piedras y descendieron hacia Avenida Perón.              De inmediato, llegaron en una moto YBR, “Retry” Villanueva, conduciendo casi sobre el tanque de nafta; su pareja Romina Elizabet Mejia; su hermana, Celina Mejía y en la parte trasera, Damian de Dios Díaz. Los cuatro venían contramano, desde Specktra hacia Solís.  Villanueva descendió con un fierro o palo en la mano, de aproximadamente 50 centímetros y amagó a pegarle a Diego Ledesma en la cabeza, por lo que Perrotta le tiró un piedrazo, le pegó en la cabeza y el fierro o palo se cayó al piso. Perrotta le siguió tirando piedras a Retry” Villanueva para que no tomè nuevamente el palo, se alejó unos tres metros de la moto, las dos mujeres sostenían el rodado -una arriba y otra abajo-, mientras que la víctima se peleaba con Díaz a la par de la moto. Al quedarse sin piedras, Federico Perrota empezó a pelear con “Retry” a golpes de puño, mientras Ledesma le gritaba: “compa, compa”. Y éste, al darse vuelta, advierte que Diego Ledesma estaba tendido en el piso, sobre la calle, donde luego fue hallado sin vida, de costado, con su lado derecho sobre el asfalto y la cabeza apuntando hacia las vías y los pies hacia calle Solís. En ese momento, Díaz que estaba peleando con Ledesma y poseía una cuchilla, le encestó una puñalada en el estómago y luego varias más en diferentes partes del cuerpo causándole la muerte inmediatamente después.  La motocicleta estaba de frente hacia calle Solís y las mujeres gritaban: “basta, basta”, por lo que Damián de Dios Díaz se subió a la motocicleta en la parte de atrás y Lázaro Rubén Darío “Retry” Villanueva en el sector delantero, para darse a la fuga junto a Romina y Celina Mejía- por calle Solís, en dirección oeste.  Federico Perrota alcanzó a cubrir el cuerpo ya sin vida de Diego Ledesma hasta que arribó personal policial y Medicar, conjuntamente con la médica de Policía, que constató el fallecimiento de Ledesma, a raíz de un paro cardio-respiratorio traumático como consecuencia de un shock hipovolémico y cardiogénico por múltiples heridas punzo cortantes.

Foto:Semanario el tiempo

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!