Lo habían condenado por violador y mató a una nena en una salida transitoria

CHUBUT-Caminaba frente al mar a las 9 de ayer, junto a dos perros. Se había dejado crecer la barba y el pelo. Un móvil policial lo detuvo por segunda vez en tres días. Y esta vez comprobó que se trataba del hombre más buscado en Chubut en los últimos casi cinco meses.

Miguel Angel Pallalaf, sindicado como el autor de la violación y asesinato de Yasmín Chacoma, en septiembre pasado en Comodoro Rivadavia. La nena tenía 11 años. Pallalaf la esperó a la salida de un supermercado, la llevó a un descampado, la violó y la ahorcó con una soga.

El hombre está preso ahora en la comisaría 1° de Puerto Madryn, ciudad en la que fue capturado. Pero hoy será trasladado a Comodoro Rivadavia para someterse a la audiencia de detención, como prevé el Código Procesal de la provincia. Se espera que lo acusen de homicidio agravado, que prevé una pena de reclusión perpetua.

Pallalaf fue identificado rápidamente mediante la utilización del sistema AFIS (un sistema automático de identificación de huellas digitales) y por sus tatuajesen el brazo izquierdo un ángel con una mujer desnuda con alas y un águila; en el brazo derecho un escorpión. Les dijo a los dos agentes que se llamaba Juan Torres. Pero no le creyeron y se lo llevaron detenido.

El sospechoso se llevó a la nena del supermercado el 14 de septiembre a la noche. Dos días después el cuerpo de Yasmín apareció en un descampado. El crimen disparó una gran reacción popular: hubo una marcha multitudinaria pidiendo justicia.

Es que, además del asesinato, había otro motivo para la indignación colectiva: el hombre estaba preso por violador pero gozaba de salidas transitorias desde marzo del año pasado.

De una de ellas, en marzo, no regresó más. Fue declarado en rebeldía y tenía orden de captura.

En 2005 había cometido dos violaciones. Las víctimas fueron menores varones que lograron identificarlo. Uno de los chicos, de 14 años, fue sorprendido a la salida de un supermercado, al igual que Yasmín. Y a una hora parecida: las 22. El otro, de 13 años, fue atacado cuando estaba corriendo por la calle Ameghino. Fue a las 21.10. Ambos casos habían ocurrido en septiembre: uno el 4 y el otro el 15.

Fue el juez de Trelew Fabio Monti quien le concedió las salidas. Ahora, esta decisión está siendo analizada por el Consejo de la Magistratura de Chubut. Pocos días después del asesinato, se había determinado una coincidencia del 99,9% entre el ADN hallado en el cuerpo de la nena, un bolso y una soga, con el que se le tomó al sospechoso en el registro genético provincial de violadores. Nadie tenía dudas que Pallalaf era el asesino.

Según testigos, habría estado escondido en la Villa 31 de Capital Federal y también en Río Negro. Todo parece indicar que Pallalaf ingresó y salió dos veces de Chubut. Pero nadie lo vio. Por ahora, es una incógnita quién lo protegió durante todo este tiempo.

Tras ser detenido, se negó a hablar. Y como es costumbre, antes de ser encerrado en un calabozo dejó sus pertenencias en la mesa de entrada de la comisaría. Además de unos pocos pesos, un reloj y el cinturón, los agentes encontraron en uno de los bolsillos del pantalón algo que los sorprendió, pero no tanto: Pallalaf tenía dos preservativos.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!