Locales-Secuestros virtuales a la orden del dia

 

En la madrugada de hoy se registraron dos denuncias por secuestros virtuales en la ciudad de Pergamino.

Los hechos ocurrieron en la madrugada de hoy alrededor de las 03:30hs.

Uno correspondió a la familia Jaime quienes recibieron un llamado con característica telefónica de la ciudad de Luján informando que un familiar había sido secuestrado, lo que les produce pánico y ocasiona que se comuniquen con la línea de emergencia 108 tras lo cual se  comprueba que el secuestro era falso.

Minutos más tarde, se comisiona otro llamado a la misma línea de emergencia, donde la familia Serveti manifiesta haber recibido una llamada similar, la cual también resulta en falso secuestro.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR SECUESTROS VIRTUALES

Foto: web.

Se llama secuestro virtual al accionar delictivo por medio del cual undelincuente, a través de un llamado telefónico en el que dice tener secuestrada a una persona, trata de obtener dinero o cosas de valor (códigos de tarjetastelefónicas, por ejemplo) por parte de un familiar y/o conocido de la persona presuntamente secuestrada.

En general, esta práctica se inicia con una llamada telefónica –puede ser a un celular o a un teléfono fijo– y comunican que “ha ocurrido un accidente de tránsito y que una de las víctimas tenía entre sus pertenencias el número al que está llamando”; que “lo deben llevar al hospital y necesitan sus datos” o que “ha ingresado de urgencia a un hospital y necesitan corroborar sus datos”. Quienes llaman pueden identificarse como personal policialo del hospital.

Aprovechando la preocupación y la desesperación que generan este tipo de llamadas, intentan obtener más datos sobre la familia o los bienes personales de quien ha atendido el teléfono. En otros casos, quien llama puede poseer ya esa información y la utiliza para hacer más creíble su relato.

Luego, quien llama suele decir directamente que se trata de un secuestro y solicita un rescate. En ocasiones es posible que corten y vuelvan a llamar; sobre todo cuando llamaron en primer lugar a un teléfono fijo.

Asimismo, algunas veces suelen hacer hablar a una persona que se hace pasar por el familiar o conocido presuntamente secuestrado y que solicita ayuda llorando.

En algunos casos, a quienes reciben esas llamadas telefónicas se les pide que compren una cierta cantidad de tarjetas telefónicas para celulares y que les pasen por teléfono las claves de las mismas.

¿QUÉ HACER?

El Ministerio de Seguridad de la provincia recomienda que en el caso de recibir ese tipo de llamadas telefónicas “no hay que brindar  ninguna información personal, de un familiar, de actividades que realicen o de los bienes que posean.
Advierta de esto mismo a los niños en el caso que acostumbren a atender el teléfono, para que no den esa información a desconocidos”.  “Más allá de cualquier amenaza que se pueda recibir por teléfono, corte inmediatamente la comunicación. Si es posible, trate antes de anotar el número de teléfono desde el cual lo han llamado. Si no puede hacerlo o si lo llaman  desde un número desconocido, corte de todos modos la comunicación telefónica”, precisaron.

Por último, se recomienda “ubicar a sus familiares. Si no puede hacerlo comuníquese con otras personas que puedan a su vez ayudarlo a contactarse. Contacte inmediatamente a la policía a través del 911 o 108 o los números de la comisaría local”.
Se  aconseja también no aceptar comunicaciones provenientes de alguna penitenciaria, especialmente si no hay ningún amigo o familiar que acostumbre a realizarlas.
Tratar de ubicar al familiar: si ante la duda uno cae en el engaño, se debe ubicar rápidamente al familiar para saber si está secuestrado. Pedir tiempo a los supuestos secuestradores.
Aportar un nombre falso: si un desconocido pregunta el nombre de un familiar que estaría supuestamente accidentado, entregar un nombre falso.
No quemar las tarjetas telefónicas: muchas veces se le pide al familiar del presunto secuestrado que adquiera tarjetas telefónicas y pase las claves de las mismas. Si hubiere caído en el engaño, aunque el delincuente insista, no debe tirar las tarjetas cuyas claves entregara; sirven para rastrear a los malvivientes que las usaron.
Hacer la denuncia del hecho: muchas personas, por vergüenza o por no molestarse, no concurren a hacer las denuncias de los hechos delictivos que los perjudicaron, cuando con ello además de permitir identificar y detener a los extorsionadores, podrían evitar que otros resultaren víctimas de tales delitos.

Ante cualquier duda llame al 108 o 101.

Por: Graciela Mesa para Pergamino Verdad

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!