Locales-Tomaba aire en la vereda cuando la asaltaron

niño-con-arma

El sábado a la noche, un sujeto armado la obligó a ingresar a la casa y se apoderó de dinero que atesoraba la empleada de 39 años, en su vivienda de San Martín al 1.700.

Hay costumbres comunitarias que actualmente parecen prácticas del pasado y han dejado de llevarse a cabo por el temor a ser víctima de un episodio delictivo y quienes lo llevan a cabo quedan expuestos a sufrir un hecho de inseguridad.

La costumbre de sentarse en la vereda durante las noches de verano es una de estas prácticas que se ven con menos frecuencia por el riesgo a sufrir un asalto.

Estos episodios no han hecho más que atemorizar a la sociedad y aislamiento; porque si todos los vecinos siguieran con estas prácticas estarían todos en comunidad en cada cuadra y desde cada vereda habría interacción para impedir que se cometan esta clase de delitos.

Es lo que le pasó a una empleada de 39 años, el sábado a la noche en el frente de su domicilio de San Martín al 1.700.

La mujer se encontraba sentada en la vereda de su morada, cuando apareció caminando un sujeto empuñando un arma de fuego.

El delincuente la intimidó con el revólver y la obligó a ingresar a la finca para llevar adelante el asalto, el sábado a las diez de la noche.

El delincuente cubría su rostro con una capucha y le exigió a la mujer dinero y pertenencias de valor que atesorara en la propiedad.

De esta manera, se apoderó de 800 pesos que le entregó la víctima, por temor que atentara contra su vida con el arma de fuego.

El ladrón escapó corriendo por San Martín hacia Alberdi, donde se desvió y la mujer lo perdió de vista.

La cuasa judicial, por el delito penal de robo calificado, recayó en el fiscal Pablo Santamarina, de la Fiscalía N 8.

Semanario el tiempo

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!