NACIONALES- El Caballo Suárez, del penal de Ezeiza al Sanatorio Otamendi

El sindicalista kirchnerista argumentó «problemas de salud» y obtuvo permiso para dejar la prisión; su próximo paso es que el juez le habilite la prisión domiciliaria

Del penal de Marcos Paz a un pabellón en Ezeiza, próximo a otros reclusos ligados con el kirchnerismo, como el empresario Lázaro Báez o el ex funcionario Ricardo Jaime. Omar «Caballo» Suárez, el sindicalista marítimo al que Cristina Kirchner calificó en su viaje a Angola como uno de sus dirigentes favoritos, cayó preso el 13 de septiembre y anoche obtuvo un beneficio que sus compañeros de celda no lograron: fue derivado al Sanatorio Otamendi por «problemas de salud» y el próximo paso de su estrategia será solicitar la prisión domiciliaria.

El traslado de Suárez se concretó anoche a las 23.45. Fue autorizado por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, que lo investiga como «jefe y organizador» de una asociación ilícita (es decir, la cabeza de una banda delictiva), «administración fraudulenta» y «coacción agravada». La determinación habría generado un cortocircuito entre Canicoba Corral y el fiscal del caso, Gerardo Pollicita.

«Hay una desconfianza porque no vemos avances en la causa judicial y es poco entendible esta autorización a ser trasladado al Otamendi sin la notificación al fiscal [Pollicita]», dijo a LA NACION Alejandro Giorgi, un gremialista del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos que se opuso al liderazgo de Suárez y que lo denunció en la Justicia.

El 13 de septiembre Omar Suárez cayó preso

El 13 de septiembre Omar Suárez cayó preso. Foto: Archivo

Ex moyanista y ligado al ex jefe carapintada Aldo Rico, Suárez intentó ir el año pasado por un sexto período al frente del gremio «a pedido del papa Francisco». Así lo comunicó en 2014 al regresar del Vaticano, donde compartió encuentros con Guillermo Moreno , Eduardo Valdés y Diego Maradona .

Sin embargo, el deseo de jefe eterno no se cumplió por completo. El 18 de febrero Canicoba Corral dispuso la intervención del SOMU y procesó a la cúpula del gremio por bloquear los puertos, extorsionar a empresarios y por una serie de maniobras supuestamente ilícitas, como lavado de dinero. El juez consideró a Suárez «un peligro» para el gremio y justificó la intervención «a efectos de evitar la comisión de otros ilícitos».

La intervención primero cayó en manos de un triunvirato, pero desde hace seis meses quedó en soledad la diputada macrista Gladys González, quien avanzó con auditorías e investigaciones que complicaron aún más la situación procesal de Suárez.

Lo que sí es llamativo es que la intervención no tenga injerencia en la obra social del SOMU, una de las cajas más jugosas del gremio. Canicoba Corral ubicó allí a tropa propia, como lo son Ramiro Tejada y Pablo Garrido.

 

 

Fuente: LN

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!