CAUSA TIROTEO HOSPITAL-Libertad para los detenidos, un prófugo y cuestionamientos a la investigación

6j9a8751sEn los últimos días quedaron en libertad Federico Leonardo Aviles, Pedro Ventura Aviles y Gastón Ezequiel Curini, en virtud que el juez de Garantías no hizo lugar al pedido de prisión preventiva de la Fiscalía. Mientras que permanece prófugo, con pedido de captura, Pablo Díaz. En su resolución, el magistrado interviniente sostuvo que “faltó celeridad y profundización a la investigación desde el primer momento, acorde a las características de gravedad de los hechos investigados y que permitan determinar aún los móviles de los ilícitos perpetrados”.

La causa judicial por la pelea en el Hospital Interzonal General de Agudos “San José” de Pergamino, con tiros en el Quirófano, que conmocionó a gran parte del país, ya no tiene detenidos. Los tres imputados que permanecían privados de su libertad, la recuperaron durante el fin de semana, aunque todavía hay un evadido de la Justicia.

El juez de Garantías, Fernando Ayestarán, no hizo lugar al pedido de prisión preventiva solicitado por la Fiscalía y en consecuencia, Federico Leonardo Aviles (20 años), Pedro Ventura Aviles (26 años), Gastón Ezequiel Curini (25 años), quedaron libres, mientras que Pablo Díaz permanece prófugo.

A partir del hecho ocurrido cerca de las 6:15 del pasado domingo 30 de octubre, numerosas y variadas versiones ganaron la calle. Algunas con intereses particulares y otras con intenciones personales. Pocos -por no decir ninguno- procuraron consultar a todas las partes.

Resulta prácticamente imposible conocer la verdad sin escuchar todas las campanas. Es cierto, quizás no sea garantía de veracidad absoluta poder oírlas, pero es un método sano, justo y eficiente para aspirar a conocer ese objetivo que debe perseguir siempre el periodismo: la verdad.

Los imputados Federico Leonardo Aviles, Pedro Ventura Aviles y Gastón Ezequiel Curini, quedaron en libertad, en tanto, Pablo Díaz sigue prófugo

En el expediente que tramita en la Fiscalía Nº 3, a cargo de Nelson Mastorchio, consta que el 30 de octubre último, a las 6:14 aproximadamente, habrían ingresado al sector de pasillos que comunica las distintas salas de internación y atención del Hospital Interzonal General de Agudos “San José”, dos jóvenes –Federico Leonardo Aviles (20 años) y Pedro Ventura Aviles (26 años)-, de los cuáles uno tenía en su poder una cadena y un candado en su mano, siendo sorprendido en el pasillo por otros dos sujetos –Gastón Ezequiel Curini (25 años) y Pablo Díaz-, comenzando una pelea, agrediéndose todos a golpes de puño, resultando lesionados dos de ellos. Luego, accedieron al Quirófano, produciendo daños en una puerta y mobiliarios y donde uno de los participantes del altercado habría efectuado disparos con un arma de fuego calibre 22, refiriendo “Los voy a matar a todos”. Posteriormente y alertados por una enfermera del sector, personal del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) aprehendió a tres de los cuatros protagonistas de la reyerta -Federico Aviles, Pedro Aviles y Gastón Curini-, circunstancia que habría sido aprovechada por Pablo Díaz para fugarse del nosocomio.

Uno de los imputados habría efectuado disparos con un arma de fuego calibre 22, en el interior del Quirófano del Hospital refiriendo: “Los voy a matar a todos”

Una de las dos enfermeras testigos presenciales del hecho, identificada como Cecilia Carcella -la restante es Nancy Ofelia Gallardo-, declaró que “un tercer sujeto, de estatura baja, de unos 1,65 metros aproximadamente, de entre 30 y 35 años de edad, robusto, de cabellos cortos claros, vistiendo pantalón de jeans azul-celeste y remera blanca, al ingresar por el pasillo del Quirófano saco un arma de fuego de entre sus prendas con la cual comenzó a efectuar disparos a todos los presentes diciendo: ‘Los voy a matar a todos’”.

Ambas enfermeras dieron cuenta que una única persona habría sido quien se hallaba portando el arma de fuego, con la cual habría efectuado los disparos -se encontró después un proyectil de calibre 22, que se incautó en el lugar del hecho-, individualizando a quien vestía una remera blanca ensangrentada, lo cual se contrapone a los dichos Gastón Ezequiel Curini -amigo del prófugo Díaz-, quien acuso a Federico Avilés como quien sacó el arma de fuego y le efectuó cuatro disparos, siendo que Avilés, al momento del hecho, vestía una prenda gris, siendo coincidentes los datos aportados por las testigos presenciales con las características fisonómicas y vestimenta que poseía Pablo Díaz al momento del hecho.

No obstante, en la resolución del juez de Garantías, también se destaca que de la videofilmación interna del Hospital se aprecia en los videos, que uno de los sujetos involucrados tenía remera clara y los restantes presentaban sus torsos cubiertos con prendas de oscuras.

Los datos aportados por las testigos presenciales de quien portaba el arma de fuego son coincidentes con las características fisonómicas y vestimenta que poseía Pablo Díaz

El juez expresa en su dictamen que el empleo del arma de fuego habría estado en posesión de una sola persona, siendo reprochable exclusivamente a quien la detentaba. En principio, la portación del arma no resulta ser susceptible de ser compartida, puesto que el acto de portar sólo puede ser desarrollado por un sujeto.

Por otro lado, manifiesta que Curini, en el marco de su aprehensión, habría sufrido una agresión por parte de los efectivos policiales intervinientes, motivo por el cual corresponde a la Fiscalía General iniciar la formación de causa por la presunta comisión de Apremios Ilegales.

Ayestarán, en su dictamen de 12 fojas, interpreta que atento a las características y gravedad de los hechos investigados, en donde la agresión fue perpetrada mediante la utilización de un arma de fuego, habiéndose efectuado varios disparos e incluso con el diagnóstico médico de lesiones graves sufridas por Curini -padeció hundimiento de cráneo-, pudo el fiscal haber ensayado calificaciones legales diferentes.

El juez de Garantías requiere la formación de una causa por la presunta comisión de Apremios Ilegales a los efectivos del GAD en circunstancias de la detención de Curini

Al momento de no hacer lugar al pedido de prisión preventiva, el magistrado valoró la incautación del arma empleada en la pelea y la falta de antecedentes penales condenatorios de Federico Leonardo Aviles, Pedro Ventura Aviles y Gastón Ezequiel Curini.

Además, a criterio del juez, “faltó celeridad y profundización a la investigación desde el primer momento, acorde a las características de gravedad de los hechos investigados y que permitan determinar aún los móviles de los ilícitos perpetrados”.  En su resolución de fecha 1º de diciembre, el titular del Juzgado de Garantías Nº 3, subraya que surge acreditado recíprocas agresiones entre las partes, hechos que principiaron en el interior de una confitería céntrica, luego en la vía pública y finalmente en el interior del Quirófano del Hospital “San José”, donde se pudo poner en riesgo la integridad personal de los agredidos, como de las enfermeras y de algún paciente, a partir de las violencia desmesurada mediante el empleo de cadenas y sobre todo el uso de un arma de fuego que fuera disparada en la ocasión”. Y completa en su cuestionamiento a la instrucción: “Luce acreditado la existencia de un arma de fuego y verificado que se han efectuado con la misma varios disparos en el sector del Quirófano del Hospital, conducta por la cual debe profundizarse la investigación para establecerse la finalidad de los mismos y que pudieron conllevar a la probable lesión de diversas normas típicas. En efecto, tanto los disparos del arma de fuego como las lesiones graves de uno de los involucrados, no han sido considerados en la ponderación jurídica por el fiscal”.

Fuente:Primera Plana

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!