INTERNACIONALES- Más de 50 muertos en la castigada Alepo, donde la comida ya se acabó

Al menos 52 personas murieron hoy por bombardeos y disparos de artillería rusos y sirios contra barrios del este de la ciudad siria de Alepo, rodeados por el Ejército y controlados por rebeldes, mientras las familias luchan por hallar comida y ayuda médica en el segundo día de combates tras varias treguas intermitentes.
Según informó la Defensa Civil siria, una ONG que presta labores de rescate en áreas fuera del control del gobierno sirio, otras 117 personas resultaron heridas en los bombardeos contra la parte oriental de la gran y norteña ciudad de Alepo, la segunda entre las más grandes de Siria.


El portavoz de los también llamados «Cascos Blancos» en Alepo, Ibrahim Abu Leiz, precisó, en declaraciones a la agencia de noticias EFE, que «aviones rusos y del régimen efectuaron 170 bombardeos y lanzaron unos 250 proyectiles» contra los barrios del este de la ciudad.
Sin embargo, Rusia negó su implicación y la del ejército sirio.
Rusia y Siria intentan recuperar totalmente Alepo desde fines de septiembre, cuando colapsó un alto el fuego que había sido mediado por Estados Unidos y Rusia y aceptado por el gobierno sirio, un aliado ruso, y los grupos rebeldes que operan en la ciudad, sobre los que Washington posee gran influencia.

Rusia podría iniciar, en 24 horas, una operación a gran escala contra los extremistas presentes en Alepo, en el noroeste de Siria.

 

Luego de tres semanas de treguas e interrupciones intermitentes, los ataques en la ciudad se renovaron el martes pasado, provocando la muerte de al menos 61 personas en dos días, la mayoría de ellas ayer, según datos de la ONG Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que tiene su sede en Londres.
En dos barrios de la parte de la ciudad sometida a asedio, la ayuda alimentaria se acabó, según contaron los voluntarios de ayuda humanitaria a la prensa en el territorio.
«Nuestros depósitos están vacíos, no tenemos nada más que distribuir», sentenció Ammar Qadah, director de la Fundación Humanitaria Al-Sham, una organización siria que ayuda a 2.000 familias , en declaraciones a la CNN.
En tanto, Abu Lui, que dirige el hospital M2, uno de los mayores del este de la ciudad siria de Alepo, dijo que » hay necesidad de casi todo tipo de medicinas porque hay escasez, pero en un primer nivel (necesitamos) material relacionado con los primeros auxilios, como tablillas, vendas, gasas…».
«Otra necesidad importante es el combustible -agregó-. No hay electricidad en Alepo, por lo que los hospitales dependen de gasoil para alimentar los generadores de electricidad», declaró a EFE.
«No ha habido zona en el este de Alepo que se haya salvado de los ataques, en los bombardeos se ha empleado todo tipo de armas. Incluso los hospitales han sido atacados», indicó el director del M2.
«Hasta hoy, los hospitales siguieron funcionando con esas medicinas y equipamiento, pero están empezando a escasear y la situación empeora cada día», se lamentó.
Entretanto, al oeste de la provincia de Alepo, al norte sirio, al menos cinco personas murieron por un bombardeo en el pueblo de Auram al Kubra, mientras que un hombre falleció en un ataque similar en Maarat al Artiq.
El Observatorio precisó que los cinco muertos del bombardeo eran combatientes del opositor Ejército de los Muyahidines, conocidos como los guerreros santos.
Por otro lado, facciones islámicas y opositoras dispararon cohetes contra el distrito de Al Sheij Maqsud, de mayoría kurda y en el norte de la ciudad de Alepo, donde al menos siete personas resultaron heridas, entre ellas tres menores.
Ese barrio está controlado por la principal milicia kurdosiria, YPG, y es blanco frecuente de los proyectiles de grupos insurgentes e islámicos, informó la agencia de noticias EFE.
En el territorio provincial, al norte y en la frontera con Turquía, el clima volvió a espesarse hoy cuando se conoció la muerte de al menos 13 personas, la mayoría combatientes del opositor e islámico Movimiento Nuredin al Zinki, por un atentado cerca de una de sus bases en la ciudad de Azaz.
En un comunicado, la organización rebelde informó de la muerte de un «número indeterminado de civiles y de trece milicianos» del grupo por la explosión de un coche bomba. Por el momento, ninguna organización reivindicó el atentado.

Fuente: telam

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!