Rosario-Un ministro y el jefe de la policía, amenazados.

Raúl Lamberto, ministro de Seguridad de Santa Fe, y el secretario de Seguridad provincial, Matías Drivet, fueron amenazados luego de los operativos realizados por la policía contra la denominada banda «Los Monos» o de los Cantero.

Además, el funcionario afirmó que también recibieron amenazas, el jefe de la policía de Santa Fe, comisario general Omar Odriozola, y el subjefe, Raúl Ardiles.

«Somos cuatro funcionarios que sufrimos amenazas por combatir el narcotráfico. Este gobierno tiene un compromiso fuerte para luchar contra el flagelo de la droga. Si bien las intimidaciones provienen de narcos, no descarto la posibilidad de que existan uniformados involucrados, que dejaron de cobrar coimas por todos los cambios que aplicamos en esta gestión. Acá no se protege a ningún corrupto», expresó el ministro en una entrevista con La Nación.

Según el funcionario, hasta el 31 de agosto pasado hubo 147 asesinatos en esta ciudad. A diferencia de las observaciones judiciales que sostienen que casi el 80% de los asesinatos fueron producto de ajustes de cuentas entre bandas que disputan el territorio para vender droga, para el ministro el 84% de esos 147 asesinatos tuvieron como móvil conflictos interpersonales o intrafamiliares.

Según datos preliminares de la Subsecretaría de Investigación Criminal de la Secretaría de Investigación y Prevención de Delitos Complejos provincial, en el primer semestre del año hubo 97 homicidios dolosos, de los cuales el 23,7%, según el seguimiento de las causas judiciales, podrían estar vinculados con el narcotráfico.

Según esas mismas estadísticas, el 34,3% de las víctimas de homicidios dolosos durante 2012 tenían entre 18 y 25 años.

Lamberto sostuvo que sólo una parte muy pequeña de esos homicidios fue consecuencia de peleas entre narcos. No obstante, dijo que luego de una serie de allanamientos en los que fueron desbaratados varios búnkeres donde se vendía droga, comenzaron a aparecer casos de asesinatos aparentemente motivados por las disputas entre integrantes de las bandas narcos para hacerse del control de los grupos tras las detenciones de sus jefes.

La Secretaría de Seguridad pública informó meses atrás que, en lo que respecta a lugares de venta de estupefacientes, al 30 de junio de este año había 340 investigaciones en la justicia federal y sólo se habían librado en lo que va del año 44 órdenes de allanamiento.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!