QUIENES SOMOSIngresa aqui y enterate

INTERNACIONALES- Identifican un nuevo órgano en el cuerpo y ayudará a tratar enfermedades

Investigación de científicos irlandeses Es el mesenterio, una parte ya conocida del organismo pero nunca reconocida con esta categoría médica.

Identifican un nuevo órgano en el cuerpo y ayudará a tratar enfermedades

El mesenterio tiene una función de sostén de los intestinos y los vasos sanguíneos que los irrigan viajan a través de él.

Une el intestino a las paredes abdominales desde el diafragma, hasta el suelo pélvico. El mesenterio es un viejo conocido para médicos y cirujanos. Lo describió por primera vez Leonardo Da Vinci hace 500 años en sus escritos sobre anatomía humana. Pero desde hace más de un siglo se lo consideraba una estructura fragmentada. Ahora, tras una exhaustiva revisión, un equipo de investigadores de Irlanda reunió evidencia científica para reclasificarlo como órgano, lo que abriría las puertas a una nueva área de estudio dentro de la ciencia que podría proporcionar novedosos enfoques para el tratamiento del cáncer intestinal y de enfermedades inflamatorias intestinales.

No se trata del hallazgo de una parte desconocida del cuerpo humano, sino de una recategorización. El mesenterio consiguió una especie de “ascenso”. En palabras del profesor de cirugía de la Universidad de Limerick J. Calvin Coffey: “Tenemos un órgano en el cuerpo que no ha sido reconocido como tal hasta la fecha”. Durante más de un siglo los libros de anatomía describieron al mesenterio como una estructura compuesta por varias partes separadas. El autor principal del trabajo publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet de Gastroenterología y Hepatología afirma que esa descripción era incorrecta. “Este órgano está lejos de ser fragmentado y complejo. Se trata de una estructura continua”.

La importancia del mesenterio no es menor. Ocupa un lugar central en el sistema digestivo, no sólo por su ubicación, sino también por su función. Actúa como una especie de “amortiguador” del abdomen protegiendo a los intestinos de los efectos de la ley de gravedad, y los vasos sanguíneos que los irrigan viajan a través de él. Sus partes (mesocolon transverso, mesenterio intestinal, mesocolon derecho, mesosigmoideo y mesorrecto) forman, según la nueva clasificación, una estructura continua con una organización fisiológica y características anatómicas y funcionales distintivas claramente definidas “que justifican su designación como un órgano”.

Según Coffey, “una mejor comprensión y un mayor estudio del mesenterio podrían conducir a cirugías menos invasivas, menos complicaciones, la recuperación más rápida del paciente y a una reducción de los costos generales”. También apuesta a que la ciencia mesentérica se convierta en un campo específico de estudio. “Hemos establecido la anatomía y la estructura. El siguiente paso es la función. Si entendemos la función, se identifica la función anormal, y ahí encontraremos la enfermedad”.

Los hallazgos relacionados con la estructura podrían ofrecer, según los investigadores, nuevos enfoques para enfermedades como el cáncer intestinal y las enfermedades inflamatorias del intestino. También está siendo estudiado su papel en patologías hematológicas, inmunológicas, endocrinas y metabólicas.

“La comprensión de la anatomía puede ayudar a entender mejor enfermedades que presenta el peritoneo. Así, podrían explicarse algunas de las patologías que afectan a estas estructuras, en particular aquellas que se denominan primarias, como puede ser una cierta posición anormal del intestino (malrotación); o la ‘torsión’ del mesenterio (lo llamamos “vólvulo”), otra situación grave y complicada que lleva al sufrimiento del intestino determinando la necesidad de una cirugía de urgencia. Otras enfermedades que se originan en el mesenterio son aquellas relacionadas a hernias internas por defectos en este ‘nuevo órgano’ por donde se ‘deslizan’ hernias intestinales. Además, son frecuentes y severas las enfermedades mesentéricas vasculares que incluyen la obstrucción de diferentes vasos arteriales o venosos”, explicó a Clarín Edgardo Smecuol, médico del staff del Hospital de Gastroenterología de Buenos Aires.

Carlos Brodersen, jefe de Gastroenterología del Hospital Durand, destaca temas vinculados a la “diseminación del cáncer y sus barreras de contención, ya que es un órgano que sirve de escenario para la dura batalla del cáncer en su cambio de estadío de localizado a generalizado. Poder analizar qué ocurre en el mesenterio garantiza la correcta estadificación de los tumores colónicos, predominantemente”. Se trata, según el médico, de una nueva mirada hacia lo ya conocido que permitirá hacer más hallazgos. “Siempre el mesenterio ha sido bien considerado por cirujanos y médicos, ahora parece que ha llegado la hora de reconocerle sus servicios”, concluyó.

Fuente: Clarín

Comentarios en Facebook

Add a Comment