HEROICO PANADERO

Walter Ragone el viernes a la noche persiguió a los ladrones (un hombre y dos mujeres) que asaltaron a la empleada en la puerta de la panadería “La pergaminense”, de ruta 8 y Zeballos.

Walter Ragone protagonizó una intensa persecución e in- terrumpió la huída de los tres ladrones que el jueves a la noche asaltaron a la empleada de su panadería frente al comercio de ruta 8 y Zeballos. A la empleada la interceptó un sujeto armado luego que cerrara el local, el jueves a las 21:45. En el momento en que la joven salía caminando “la interceptó este sujeto que había dejado la moto con dos mujeres en la esquina de Zeballos y la ruta”, contó el panadero. “El ladrón le apuntó con un revólver y le exigió: ‘dame la cartera’. Y ella se la entregó. Luego arribé al local y me la encontré cuando recién había ocurrido y me señaló hacia donde huía el asaltante. Lo veo que sube a una moto donde lo esperaban dos mujeres”, reconstruyó Ragone. El comerciante decidido salió con su vehículo para aprehenderlos y recuperar las pertenencias robadas. La moto, al mando del sujeto y las dos jóvenes como acompañantes,escapó a gran velocidad por Zeballos hacia el interior y por Colombia el panadero con su automóvil se puso cerca de la motocicleta que circulaba a gran velocidad. “En Zeballos y Bolivia la mujer se dio vuelta y disparó dos balazos hacia el auto”, describió el dueño de la panadería “La pergaminense”. Y agregó: “yo acelero hasta darle un toque a la rueda trasera para que perdieran el equilibrio y detener la huida. Ellos cayeron. Bajé del auto y tomé al ladrón en una de sus piernas y la cómplice lo ayudó a librarse de mi. En este forcejeo a la mujer armada se le cayeron las cachas del revólver calibre 22 y el teléfono celular”, prosiguió Ragone con su relato. El teléfono móvil que se le cayó a la ladrona es una evidencia que les permitió a los investigadores identificarla. “En el fondo de pantalla del celular estaba la foto de ella y cuando me la exhibieron los policías yo la reconocí como la mujer que me disparó y ayudó a escapar al asaltante”. A partir de la afirmación que el comerciante les hizo a los uniformados en el mismo lugar del hecho: le dejaron trascender que se trataba de una joven que “hacía quince días había salido de la cárcel”, afirmó el comerciante. El panadero Walter Ragone quiere que la Justicia investigue el episodio del jueves por el delito de “intento de homicidio” porque la maleante “me disparó a matar y la bala no dio en mi porque desvié el auto cuando veo que atinaba a disparar. Ese balazo iba hacia mi”, relató el justiciero, quien con su intervención recuperó las pertenencias robadas e identificó a los sospechosos del atraco. La moto en la que cometieron el robo y luego escaparon la sus trajeron minutos antes del episodio ya que cuando “llevaron la motocicleta Yamaha 125 a la Comisaría llegaba el propietario a hacer la denuncia por el robo”, según Ragone. El panadero no se arrepiente de haber intervenido en el episodio y asegura que los vecinos ante hechos de esta magnitud “van a tener que empezar a actuar porque la Policía atrapa a los ladrones y se los entrega a los fiscales y jueces y luego los abogados amigos de los magistrados los sacan. Porque no puede ser que sigan libres después de cometer varios asaltos”, concluyó el dueño de la panadería del barrio Villa Progreso.

Comentarios en Facebook

Deja una respuesta

error: Content is protected !!