QUIENES SOMOSIngresa aqui y enterate

Locales-PASCUAS SEGURAS, RESPONSABILIDAD DE TODOS 

Pascuas Seguras

Se acerca Semana Santa y la demanda de pescados y mariscos  se incrementa. Es por ello que la Dirección de Bromatología acerca a la comunidad recomendaciones para la compra, manipulación y almacenamiento de pescados y mariscos para prevenir las ETAS.

Esta fecha resulta una excelente oportunidad para difundir y promover prácticas seguras y saludables acerca de la manipulación de los productos que se consumen masivamente durante Semana Santa, con el objetivo de concientizar acerca de las responsabilidades compartidas de la inocuidad alimentaria para evitar las Enfermedades transmitidas por alimentos.

 

INSPECCIONES BROMATOLÓGICAS

Sumado a la Campaña de difusión se refuerzan  las  inspecciones de control por parte de la Dirección de Bromatología. En primer lugar, se refuerza el control de procedencia de mercadería que pasa por la Cabina Sanitaria –Almafuerte al 1700- donde se inspecciona de dónde viene, si tiene el sanitario correspondiente de SENASA, si la temperatura del camión es la adecuada, si el hielo en escamas está correcto y a dónde se dirige esa mercadería. En un segundo paso, se realizan inspecciones en las pescaderías donde se controla temperatura de cámara, de mercadería, libreta sanitaria actualizada, correctas condiciones higiénico-sanitarias del espacio, entre otros controles.

RECOMENDACIONES A LA POBLACIÓN

Compra Segura

La compra de cualquier tipo de pescados y mariscos deberá hacerse:

ü  En comercios habilitados que presenten buena higiene general y exhiban sus productos frescos, conservados en abundante hielo (cubiertos) o congelados.

ü  No deberá adquirir preparaciones elaboradas con mariscos en puestos callejeros o locales que no tengan habilitación bromatológica.

ü  No comprar pescado que se encuentre expuesto a temperatura ambiente.

 

El pescado fresco debe presentar:

ü  Un olor suave característico, pero nunca olor fuerte

ü  Los ojos esféricos, brillantes y transparentes, no hundidos ni opaco

ü  Las agallas rojas

ü  Las escamas abundantes y adheridas al cuerpo

ü  Carne lisa, consistente y firme

Al momento de comprar pescados o mariscos congelados:

ü  Constatar que el envase no esté abierto, roto o golpeado en los bordes.

ü  Si realizás la compra en un comercio alejado de su hogar, es recomendable contar con una conservadora y hielo para transportar los pescados y mariscos.

ü  Las latas de conserva de productos de la pesca no deben presentar abolladuras, ni estar hinchadas u oxidadas.

Manipulación correcta

La limpieza constituye un paso imprescindible para lograr la inocuidad de los alimentos. Las siguientes son algunas pautas a tener en cuenta a la hora de mantener la limpieza:

ü  Lavete bien las manos con agua caliente y jabón antes y después de manipular pescados y mariscos crudos.

ü  Lavá muy bien las tablas de cortar, los platos, los utensilios (cuchillos, tenedores, cucharas) y las superficies de trabajo con agua caliente y detergente después de haber tomado contacto con pescados crudos.

ü  Es importante separar los pescados y mariscos crudos de aquellos alimentos listos para consumir mientras estés realizando las compras en el supermercado o el almacén; en la heladera y durante la elaboración de los alimentos en tu casa.

ü  Para evitar que los jugos de pescados y mariscos crudos caigan sobre otros alimentos en la heladera, colocá los mismos en recipientes cerrados o bolsas plásticas con cierre hermético.

ü  Siempre utilizá tablas diferentes, una de ellas para los pescados y mariscos crudos, y la otra para frutas y verduras frescas.

Cocción

Debemos cocinar completamente los alimentos que vamos a consumir, para reducir el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por éstos.

ü  Cociná el pescado completamente hasta observar que, tanto en la superficie como al cortarlo, presenta una coloración “blanco leche opaco” y se deshaga con el tenedor.

ü   En caso de los moluscos bivalvos (mejillones enteros, almejas, cholgas, berberechos y ostras), deben cocinarse hasta que se abran, lo cual es señal de que están cocidos. Tomá la precaución de desechar los que no se hayan abierto.

ü  Finalizada la cocción, consumir lo antes posible y no dejar enfriar a temperatura ambiente.

ü  Los platos elaborados con pescado crudo (como el sushi o el sashimi) tienen mayores probabilidades de contener parásitos o bacterias que aquellos elaborados con pescado cocido. No es aconsejable su consumo por parte de las poblaciones de riesgo (niños, ancianos, mujeres embarazadas y personas inmunosuprimidas).

 

Almacenamiento

Mantener los alimentos a temperaturas seguras:

ü  Pescado fresco (refrigerado): podrá conservarse 1 a 2 días en heladera (colocar en el sector más frío, donde la temperatura es menor o igual a 5°C).

ü  Pescado congelado: Podrá conservarse hasta 3 meses en el freezer (a temperaturas de entre -12°C y -18°C). – No compre pescados ni mariscos congelados si el envase está abierto o rajado.

ü  Una vez descongelados, no volver a congelar el producto.

ü  No descongelar el producto a temperatura ambiente.

ü  Descongelar los pescados y mariscos dejándolos en la heladera durante la noche.

 

 

 

 

Comentarios en Facebook

Add a Comment