QUIENES SOMOSIngresa aqui y enterate

Locales-Cuatro años y medio de prisión por un robo en una estación de servicio

El episodio ocurrió el 26 de julio del año anterior en la estación de servicio de Avenida de Mayo y Merced. (ARCHIVO LA OPINION)El episodio ocurrió el 26 de julio del año anterior en la estación de servicio de Avenida de Mayo y Merced. 

El hecho ocurrió a finales de julio de 2017, cuando el condenado se constituyó en la playa de estacionamiento  del comercio ubicado en Avenida de Mayo y Merced a bordo de una moto, ingresó al comercio del lugar y, arma de fuego en mano, exigió a la empleada  el dinero de la caja, para luego darse a la fuga hacia la zona norte de ciudad.


El equipo de trabajo encabezado por Francisco Furnari, en su carácter de agente fiscal titular de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 2 Departamental, logró una condena en el marco de una investigación por robo agravado, que ocurrió en julio del año pasado.
El hecho que se acreditó acaeció a finales de julio de 2017, en horas de la madrugada, cuando el condenado se constituyó en la playa de estacionamiento de una céntrica estación de servicio de esta ciudad (Avenida de Mayo y Merced) a bordo de una moto, ingresó al local gastronómico de la misma y, arma de fuego en mano, exigió a la empleada del lugar el dinero de la caja registradora, para luego darse a la fuga hacia el norte.
Momentos después del atraco, el malhechor fue advertido por personal policial que se hallaba patrullando la zona en base a la descripción aportada por la empleada del local asaltado, por lo que procedió a darle la voz de alto. El sujeto hizo caso omiso y se fugó a bordo de su motocicleta siendo detenido a pocas cuadras.

Relato de la víctima
El caso se pudo resolver a partir del amplio basamento probatorio colectado tanto por personal policial al momento de la aprehensión, como por el trabajo desplegado por los instructores de la Fiscalía Nº 2 que, a partir del testimonio de la víctima como de los testigos presentes en el local al momento del hecho, lograron identificar al autor del robo.
Otro elemento de peso fue el proporcionado por las distintas grabaciones captadas por las cámaras de seguridad de la estación de servicio como las que se hallan dispuestas en las calles de nuestra ciudad. Esos registros confirmaron la vestimenta del sospechoso y las características más importantes del motovehículo en el que circulaba, cuestiones que facilitaron la identificación y la posterior captura del autor del hecho.
El testimonio de la víctima describe con precisión el hecho acaecido, según consta en el expediente, refiriendo que “se encontraba despachando un pedido en la caja del shop de la estación de servicios, momentos en el que ingresa una persona con casco abierto colocado, que en un momento dado el masculino la apunta con un arma de fuego, y le refiere ‘dame toda la plata o te quemo’, ante lo cual le hizo entrega del dinero que había en el interior de la caja, luego el masculino tomó el dinero, y se retiró del local”. Por último, relató que el sujeto se subió a una moto negra tipo 110 c.c. y se dio a la fuga.

Cámaras y Facebook
Además, el sistema de cámaras del local filmó el hecho desde un lateral y el sistema de cámaras de la estación de servicio filmó de frente el suceso. Los registros fílmicos de las cámaras municipales aportaron la secuencia de aproximación al lugar y su fuga.
En el mismo sentido una prueba fundamental de la materialidad y la autoría del caso en cuestión fue el secuestro del arma de fuego que se hallaba en poder del masculino al momento de la aprehensión por parte de las fuerzas policiales. Es así que resultó claro que poseía el arma, en un lugar público, al alcance de su mano (en el bolsillo de su campera), con capacidad inmediata de fuego sin tener autorización para portar armas.
En lo que respecta a la autoría, aparecen elementos suficientes para certificar que la persona que finalmente fue condenada por ante el Tribunal Criminal local, fue el autor del hecho enjuiciado. La carga probatoria se basó, en gran parte, en la vestimenta del perpetrador del ilícito que fue descripta por los testigos y además quedó registrado por las cámaras de vigilancia: las zapatillas y los pantalones secuestrados en la aprehensión son de características similares a las utilizadas por el individuo al momento del robo; en el motovehículo y el casco. En ambos casos de color negro con calcomanías distintivas similitud de morfología, tamaño y ubicación.
Particular relevancia adquiere el tópico de la campera. El sindicado publicó en su cuenta de Facebook días previos al hecho varias fotografías usando la campera que luego usó en el hecho. Si bien la campera no fue secuestrada al momento de la aprehensión, se compulsó un usuario de Facebook en el cual se observa en diversas fotografías al imputado utilizando la misma campera que fuera filmada.

Condena
El hecho llevado a los estrados locales encuadró típicamente en las figura de robo agravado por el uso de arma de fuego apta para el disparo en concurso real con el delito de portación de arma de fuego de uso civil. El Tribunal Oral Criminal Nº 1 Departamental conformado para el debate concluyó en que el enjuiciado fue penalmente responsable por el hecho de análisis y lo condenó a la pena de cuatro años y seis meses de prisión de efectivo cumplimiento.

Fuente: La Opinion

Comentarios en Facebook

Add a Comment