QUIENES SOMOSIngresa aqui y enterate

Locales-Juicio a falsos operarios que asaltaban casas

juicios

Cristian Olmos y Patricio Jelds ocuparán el banquillo de los acusados en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 por el asalto sufrido por un productor agropecuario pergaminense en su vivienda del barrio 24 de Septiembre, en agosto de 2013. Además de ese caso están involucrados en un episodio similar de Salto, Alberti y Morón.

El lunes comienza el juicio oral y público a dos sujetos involucrados en el asalto a un productor agropecuario pergaminense y dos familias de Salto, Morón y Alberti con la modalidad de falsos operarios de telefonía encargados de supuestas reparaciones.

Cristian Olmos y Patricio Jelds ocuparán el banquillo de los acusados en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 por el asalto sufrido por un productor agropecuario pergaminense en su vivienda del barrio 24 de Septiembre, en agosto de 2013.

Los jueces Danilo Cuestas (presidente); Miguel Angel Gaspari y Guillermo Gerlero integrarán el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 y el fiscal Guillermo Villalba será el encargado de sostener la imputación penal a los dos convictos.

Las jornadas de debate están previstas a lo largo de toda esta semana, del lunes al viernes, y se espera la comparencia de una gran cantidad de testigos, entre ellos las víctimas; los policías intervinientes y distintos profesionales participantes de la instrucción judicial.

En este sentido, los integrantes de la familia asaltada en Salto ya prestaron su testimonio en forma anticipada ante los jueces; el fiscal Guillermo Villalba; los acusados y los abogados defensores. Esta declaración la prestó el viernes 27 porque para la fecha del juicio el jefe de familia no iba a estar presente en Argentina. Ese testimonio está validado como prueba para el juicio.

En esa época esta banda de Fuerte Apache cometió varios episodios similares en distintos puntos de la provincia y del Gran Buenos Aires. En su momento, uno de los sujetos que va a juicio fue aprehendido durante el asalto a una familia en Morón.

El fiscal Guillermo Villalba acumuló todas las causas judiciales por los episodios que se le atribuyeron a los cinco integrantes de esta banda cometidos en distintos puntos de la provincia.

En su momento, dos de los cinco integrantes se sometieron a la figura del juicio abreviado.

El juez Carlos Ariel Picco, como integrante unipersonal del Tribunal Oral en lo Criminal N° 1, condenó a ocho años y siete meses de prisión a Leandro Emanuel Barrientos y a Diego Armando Rolón. A ambos, el magistrado los encontró culpables de los delitos de: robo agravado por el empleo de armas, en poblado y en banda, con privación ilegal de la libertad.

El fiscal Guillermo Villalba fue el encargado de desbaratar esta compleja banda que tenía su central de logística en el Conurbano pero cometía los golpes en distintas ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires.

El equipo de trabajo de la Fiscalía 5 logró individualizar a los integrantes de este grupo criminal y gracias a esta pesquisa se han esclarecido casos ocurridos en otras localidades bonaerenses en la misma época.

En la instrucción judicial encabezada por Villalba lograron reunir pruebas para sostener la participación de los sospechosos en dos asaltos cometidos en Pergamino y uno en Salto.

El primero de los golpes ocurrió el jueves 8 de agosto de 2013, cuando a las 10:30 se presentaron tres sujetos, vestidos como operarios, a una casa de calle Fernández Moreno en el barrio 24 de Septiembre de nuestra ciudad. Un cuarto falso trabajador telefónico se encontraba en lo alto de un poste para sostener esta simulación. El dueño de casa les abrió la puerta porque justamente tenía interrumpido el servicio de telefonía fija.

Una vez en el interior de la finca, redujeron al propietario y a su empleada doméstica. Los delincuentes los maniataron con precintos y los dejaron acostados boca abajo en el piso del domicilio.

De esta manera, los ladrones se apoderaron de diez mil pesos; tres mil dólares y toda clase de pertenencias de la familia, desde joyas a recuerdos familiares, y dispositivos electrónicos, como así también adornos sin valor económico, pero si sentimental.

Permanecieron más de una hora y cerca del mediodía escaparon del lugar en un vehículo marca Ford Fiesta modelo Kinectic de color blanco.

Unos días después, el sábado 17 de agosto a las 10:00, otra familia de nuestra ciudad fue víctima del asalto de estos falsos operarios en su domicilio de Rivadavia al 300.

Dos sujetos vestidos con indumentaria de Telefónica de Argentina se presentaron como empleados de la empresa que venían a reparar la línea fuera de servicio de la propiedad.

Una vez que le dieron anuencia para que ingresaran, los maleantes irrumpieron con otros dos cómplices y demostraron sus verdaderas intenciones delictivas. Los intimidaron con armas de fuego y amenazaron con “inyectarles una jeringa con Sida”, tal como surge de la sentencia firmada por el juez Picco.

Les exigieron dinero en efectivo, incluso uno de ellos golpeó con la culata del arma de fuego en la cabeza al dueño de casa. Una vez que los dos integrantes del matrimonio, sus hijos y la empleada doméstica estaban reducidos lograron obtener 2 mil dólares y 42 mil pesos que la familia atesoraba en la propiedad.

A los pocos minutos escaparon en dos vehículos, un VW Fox, color rojo, dominio JLB-404 y un Chevrolet Astra, color girs.

Los asaltantes olvidaron una caja de herramientas con pertenencias que las víctimas del episodio anterior reconocieron de su propiedad. Ese indicio relaciona los dos casos.

El tercer episodio ocurrió el viernes y sábado siguiente (23 y 24 de agosto) en la ciudad de Salto. Ese viernes los ocupantes de una automóvil VW Fox de color rojo cortaron la línea de teléfono de un domicilio de 25 de Mayo al 500, en la vecina localidad.

Al día siguiente, a las 11:20, se presentaron cuatro sujetos vestidos con los mamelucos de Telefónica de Argentina para reparar el desperfecto en la línea.

Una vez que la dueña de casa les abrió la puerta, uno de los malvivientes le apoyó un arma en la cabeza y le exigió dinero. A la mujer la redujeron y la maniataron con cinta de embalaje. Además de amenazarla con infectarla con el virus HIV positivo.

De esta manera, se apoderaron de 30 mil pesos y pertenencias de la víctima. A los pocos minutos escaparon del lugar en un Chevrolet Astra color gris y en un Ford Fiesta Kinectic, color blanco, con los que habían llegado al lugar.

Tal como surge de la sentencia que dio a conocer el Tribunal Oral en lo Criminal: “existen elementos suficientes para sostener que Fabio Alberto García, resulta ser el jefe u organizador de una asociación ilícita e integrada además por Leandro Emanuel Barrientos, Christian Armando Olmos alias “Gordo Cara de Paty”, Diego Armando Rolón y Mario Hugo Jelds.

Semanario el tiempo

Comentarios en Facebook

Add a Comment