QUIENES SOMOSIngresa aqui y enterate

Locales-Mimí encuentra a su familia luego de 38 años

mimiprimeraplana7
Mimí, una mujer de Santa Rosa que hace 38 años se encuentra internada en una sala de Salud Mental del Hospital Interzonal General de Agudos San José,podrá volver a ver a su familia. Un primo se comunicó telefónicamente en las últimas horas con las autoridades del centro de salud. Dijo que la madre de Mimí falleció buscándola.

El diario Primera Plana, de Pergamino, contó su historia. El miércoles, la nota fue replicada por el medio Diario Textual, de la Pampa. A partir de ese momento, lectores dijeron conocer de su historia. “En las últimas horas, un hombre, quien dijo ser el primo, se comunicó con el hospital”, contaron a Diario Textual.

Mimí se encuentra olvidada en ese centro de salud desde 1978. En ese momento se inauguró la Sala de Salud Mental, habilitada con 60 camas. Pero Pergamino no contaba con semejante demanda que justificara ser cabecera de la Región Sanitaria. La solución fue inmediata: llegaron dos micros desde el Neuropsiquiátrico Melchor Romero con 60 pacientes. Con 60 “locos”, entre ellos Mimí.

La historia de Mimí es dolorosa. Su madre, según están reconstruyendo ahora las enfermeras y autoridades del centro de salud de Pergamino, había regresado al Melchor Romero para ver a su hija. Pero le dijeron que se había escapado, cuando en realidad había sido trasladada a Pergamino.

Nunca volvió a verla. “Siempre la buscó y se murió buscándola”, dijeron. ¿Qué le pasó a Mimí para que la internen? Ella estaba estudiando en el María Auxiliadora. Un día iba con su hermanito, de 5 años, cruzando la calle en Gil e Yrigoyen, frente a la plaza San Martín. Al nene se le cayó una bolita, volvió a buscarla y fue atropellado. Murió en el instante. Mimí quedó traumada por ese hecho.

Mimí, de a poco, va recuperando su identidad. Hasta hace dos años eran 28 los “pacientes” de el hospital pergaminense. Durante 25 años no hubo asistente social que ingresara a la sala y se interesara sobre la situación de esos “locos” para ubicar a la familia.

Pero la llegada de la médica Patricia Raimundo cambió radicalmente la situación: le dio de alta médica a 26 que, de alguna manera, “justificaban” los salarios a unos 20 psicólogos y psiquiatras.

Hoy solo quedan dos pacientes, Mimí y Mario. La médica inició los trámites y consiguió el DNI y el derecho a acceder a una obra social a Mimí.

“La intención es devolverle la dignidad a Mimí”, dicen en el hospital. “Hoy debería estar en un geriátrico y poder ver a su familia”.

En las últimas horas, Mimí ha pedido ver a sus “primos” de  La Pampa. Quiere venir a comer un asado.

Con Informacion de Primera Plana y Diario Textual
Comentarios en Facebook

Add a Comment