QUIENES SOMOSIngresa aqui y enterate

Buenos Aires-Una historia de terror:Madre prostituía a sus tres hijas

Las jóvenes de 12, 16 y 18 años fueron sometidas a un verdadero infierno sexual por parte de su progenitora, en la localidad bonaerense de Brandsen.

Madre hay una sola, afortunadamente para tres adolescentes que padecieron la demencia y el abandono de su progenitora, quien las entregaba a manos de perversos sujetos que, a cambio de dinero, las sometían sexualmente. Por si fuera poco, la mayor de las hermanas fue víctima de la pareja de su mamá, que la ató de manos para luego vejarla. Producto de la violación, ésta quedó embarazada de su propio padrastro, quien permanece prófugo. Ante semejante infierno, el padre de las jóvenes exige la tenencia y, en forma urgente, una ayuda solidaria “para conseguir un lugar donde pueda cuidar a mis hijas”.

“Ella nunca hizo nada, dice que jamás supo ni sospechó de nada pero para mí algo tiene que saber”, deja en claro Angel Díaz a “Crónica”, en referencia a su ex esposa Alejandra Castaño, sindicada como principal responsable del drama que azota a sus hijas de 18, 16 y 12 años, en la localidad bonaerense de Brandsen.

Las palabras de Díaz se impulsan ante una aberrante y tormentosa realidad de que “ella las entregaba a cambio de plata”. En principio, presunción que logró confirmar cuando en una ocasión “vi a mis tres hijas en el auto de un tipo” y, gracias a su intervención, logró rescatar a las adolescentes de las garras del perverso de turno. Puesto que, de acuerdo con el testimonio del progenitor y de testigos, la mujer cedía a sus hijas como mercancía sexual a modo de trueque por alimento o dinero a convenir con el interesado de turno, en la vivienda en la cual residían en el barrio La Parada de dicha localidad, asegura Crónica.

A esto se suma que la pareja actual de Castaño, identificada por Angel Díaz como Herrera, de 25 años, violó a la mayor de las hermanas cuando ésta tenía 16 años. “Mi hija me dijo que este tipo la había atado a la cama para después violarla” y fruto del cobarde vejamen la víctima quedó embarazada de un niño. En este sentido, enfatiza que “cuando iba a la casa siempre discutía con este violador. Le decía a mi ex mujer ‘tené ojo con éste porque tiene una cara de sinvergüenza’”. Pero reflejando una impunidad asombrosa, las palabras de Díaz no lo amedrentaban a Herrera, quien lo recibía con un “hola, suegro”, dando a conocer así sus macabros deseos con la adolescente.

Sin embargo, su progenitora se ahogó en la pasividad, sin tomar cartas en el asunto como lo exige su rol de madre. “No hizo nada ella, dice que no sabía”, mientras su pareja logró darse a la fuga hacia la localidad de Quilmes tras la denuncia policial. La misma fue radicada por la directora de la escuela a la que concurría la entonces menor, luego que ésta se sincera rompiendo en llanto. Por lo tanto, fue la autoridad docente quien radicó la denuncia policial, mediante la cual tomó conocimiento Díaz, quien por estos días reconoce “estoy buscando la tenencia de mis tres hijas”.

No obstante, el mismo demandante deja en claro que “por ahora parece que todo queda en la nada. Nadie hace algo y yo no sé qué hacer porque mi hija vive alterada, no sé qué va a pasar”. El padre de las víctimas revela que la mayor de ellas “no quiere saber nada con volver a la casa de su mamá, tiene mucho miedo”. Por lo tanto, el hombre recurre en forma desesperada a “alguien que me pueda ayudar porque necesito conseguir un lugar para hacer una casa más grande para poder traer a mis hijas. Principalmente, también porque mi nieto es muy chiquito y necesita tener su ‘piecita’”. Castaño se dirigió junto a sus tres hijas al Hospital de Niños de La Plata, a fin de realizar las pericias médicas.

Comentarios en Facebook

Add a Comment